17.9 C
Madrid
viernes, 17 septiembre 2021

Los obispos: «Pareciera que asistimos a un resurgir artificial de ‘las dos Españas'»

MÁS INFORMACIÓN

Los obispos españoles han advertido de que parece que se asista en el país a «un resurgir artificial de ‘las dos Españas'», con un aumento de los «enfrentamientos» y con la «puesta en cuestión de las instituciones democráticas».

«La puesta en cuestión de la Constitución, la monarquía, el poder judicial, junto a las fuertes tensiones independentistas en medio de una inédita crisis económica, llenan de preocupación e incertidumbre a la sociedad española. Los enfrentamientos crecen y pareciera que asistimos a un resurgir artificial de ‘las dos Españas’ de tan dramático recuerdo», avisan los obispos en un documento, recogido por Europa Press, con las orientaciones y las líneas de acción para la CEE en el período 2021-2025.

El documento, titulado ‘Fieles al envío misionero’, y aprobado por la Asamblea Plenaria de la CEE, ofrece a lo largo de casi 100 páginas unas orientaciones especialmente dirigidas a los órganos de la propia Conferencia Episcopal, que son fruto de un ejercicio de varios meses de discernimiento compartido por los obispos, los órganos colegiados de la CEE y los colaboradores, para aproximarse a la realidad social y eclesial.

Los obispos señalan que «la tensión sociopolítica ha aumentado de forma alarmante» y se asiste a «un momento difícil», en el que son «cuestionadas las instituciones democráticas» mientras «la clase política parece perdida, incapaz de estar a la altura de las circunstancias históricas y dando prioridad a sus propios intereses».

«Asistimos a una profunda crisis institucional, en la que algunos grupos políticos quisieran abrir una segunda fase constituyente. No se trata de sacralizar el régimen del 78, pero sí de afirmar que este marco político constitucional ha devuelto a España una estabilidad grande, no lograda durante siglos», subrayan.

Además, añaden que «abonan esta situación las iniciativas legislativas del Gobierno de coalición sobre la educación, la eutanasia, el aborto, la memoria democrática, el Consejo General del Poder Judicial, que van en la línea del proyecto de deconstrucción».

UNA PROPUESTA NEOPAGANA

Asimismo, los obispos advierten de que en España ha emergido una «propuesta neopagana» que quiere «deconstruir y desmontar la cosmovisión cristiana» dando paso a las «corrientes ideológicas de género» y a una «aceptación social del aborto y la eutanasia».

«Pareciera que hay un guión bien trazado con calendario y finalidades tremendas. Emerge, teledirigida, una propuesta neopagana que pretende construir una sociedad nueva, para lo cual es preciso ‘deconstruir’. Así asistimos a un constructivismo antropológico en las muy extendidas corrientes ideológicas de género y en la aceptación social del aborto y la eutanasia; un constructivismo histórico y también pedagógico, reforzado con el dominio de la escuela», señalan.

Los prelados profundizan en la cultura dominante que ha ido gestándose a lo largo de décadas que, según indican, es «relativista», y advierten de que «el nihilismo crece» y, como consecuencia, «se hacen muy difíciles los compromisos estables y la vivencia de la fe», provocando un «desarraigo».

«El olvido de Dios, la indiferencia religiosa, la despreocupación por las cuestiones fundamentales sobre el origen y destino trascendente del ser humano, influyen en el comportamiento moral y social de los individuos. Muchos autodenominados creyentes viven y organizan su existencia ‘como si Dios no existiera'», ahondan.

Además, detallan que esta «ruptura o debilitamiento» de los vínculos genera «desconfianza» y que esta está en la raíz de «los populismos, los particularismos nacionalistas, el individualismo, los radicalismos de la ideología de género, el fundamentalismo, la xenofobia o la aporofobia».

Entre las instituciones, a su juicio, afectadas por esta desvinculación está «la familia». El documento constata que «la secularización influye en el deterioro de la familia llamada tradicional» y advierten, asimismo, de que se ha producido de manera «acelerada» una «desinstitucionalización del matrimonio», con «el divorcio exprés», el «reconocimiento de las parejas de hecho» o el «reconocimiento del llamado matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo».

LOS CASOS DE ABUSOS Y LA PÉRDIDA DE CONFIANZA

A este contexto sociopolítico y al ambiente secularizado se suman, según los obispos, las «dificultades» que «surgen de la mundanidad interna» y, en concreto, se refieren a dos hechos: «los graves casos de abusos u otros comportamientos inadecuados, así como con la insistencia en asuntos patrimoniales como inmatriculaciones, IBI, etcétera».

Estos hechos, según señalan en el documento, «contribuyen a la pérdida de confianza en muchas personas» y advierten de que si no se logra «superar esa desconfianza ambiental que, en amplios sectores de nuestra sociedad, se ha instalado respecto de la Iglesia, la evangelización se hace más difícil».

En este sentido, y entre las líneas que deben iluminar los trabajos de la Conferencia Episcopal Española en los próximos años, señalan la «puesta en práctica de medidas de atención a las víctimas de abusos, la sanción de los culpables y la prevención de todo tipo de abusos».

Ante estas «dificultades y desafíos» para la evangelización, desde la CEE ven «con preocupación» que aparecen «dos tipos de respuestas, minoritarias, pero significativas»: la de aquellos que «reclaman una trasformación de la Iglesia que facilite su acogida por el mundo de hoy en nuevas propuestas antropológicas, morales y sacramentales»; y la de quienes «ponen en cuestión todo discernimiento, consideran el Concilio Vaticano II como causa de los males eclesiales y llegan incluso a cuestionar el magisterio del Papa Francisco».

En este contexto, los obispos se preguntan «cómo evangelizar en la actual sociedad española» y proponen «la sinodalidad y el discernimiento como ejes espirituales y metodológicos» de sus acciones. Entre otras, proponen promover la salida misionera, priorizar el diálogo y el encuentro con asociaciones, agentes sociales y administraciones públicas.

Igualmente, subrayan que el mensaje que deben transmitir hoy es «que Dios existe» pues, según indican los ciudadanos «necesitan llenar su vida de sentido, de esperanza». Incluso, aseguran, «los ‘nuevos derechos’, esos que el progresismo cultural promueve, nacen de exigencias profundamente humanas: la necesidad afectiva, el deseo de maternidad y paternidad, la solución al dolor y a la muerte, la búsqueda de la propia identidad».

- Publicidad -

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora