22.8 C
Madrid
martes, 17 mayo 2022

Montero señala a la justicia patriarcal como «un obstáculo para el acceso de las mujeres a la garantía de sus derechos»

MÁS INFORMACIÓN

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha participado este jueves en el Foro de Justicia del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, en donde ha señalado a la «justicia patriarcal» como el «obstáculo para el acceso de las mujeres a la garantía de sus derechos».

En su intervención ha explicado que el movimiento feminista, en su búsqueda por sociedades «justas» e «igualitarias» también habla de los «retos» que deben afrontar para ellos los sistemas judiciales para «acabar con el machismo» y «la discriminación». Es lo que, ha indicado, se denomina en el feminismo, y también por parte de organismos internacionales, como la «justicia patriarcal».

Montero ha indicado que «los sistemas judiciales y ordenamientos jurídicos» siguen participando «en muchas ocasiones» de la «desigualdad estructural» existente en la sociedad, que «subordina a la mitad de la población» y «privilegia» a la otra. En este sentido, ha indicado que, «los sistemas judiciales, al igual que la sociedad, siguen esperando de hombres y mujeres que actúen conforme a desiguales roles de género que el machismo impone y sanciona a quienes no siguen esos mandatos».

Del mismo modo, ha defendido la necesidad de formación de los profesionales de la justicia en materia de perspectiva de género y violencia contra la mujer, y, según ha apuntado, no solo en aquellos operadores jurídicos que trabajan de forma específica en estos casos, sino en otras materias que puedan estar relacionadas.

Como ejemplo, ha puesto como ejemplo los casos de abogados de familias pues, según ha explicado, muchas mujeres que no denuncian la violencia de género que sufren, sí son capaces de iniciar un proceso de divorcio y esos profesionales deberán tratar con mujeres que pueden haber sufrido maltrato.

UNA INVITACIÓN «POLÉMICA»

Este acto ha estado presidido por el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, que ha reconocido en su intervención inicial que la invitación de Montero al foro «no ha estado exenta de polémica y crítica». Sin embargo, Alonso se ha mostrado «encantado» de su presencia y ha asegurado que entre los objetivos del Colegio está conseguir la igualdad. Además, ha reconocido «problemas serios en materia de conciliación» en la profesión.

Sin embargo, al finalizar el acto, Alonso ha reconocido que, si bien estaba de acuerdo con Montero en la necesidad de luchar contra la violencia de género, no coincidía en su defensa de una justicia feminista. «Como no estoy de acuerdo en que tengamos que tener una justicia machista», ha precisado, antes de señalar que su defensa es hacia una «justicia independiente» que aplique «los derechos fundamentales» como «la presunción de inocencia» o «no inversión de la carga de la prueba».

Tras estas palabras, Montero ha pedido una reflexión sobre el hecho de que el «feminismo es igualdad y es democracia» y que el feminismo «no está proponiendo lo contrario que el machismo», sino que en la sociedad todos «sean iguales». «Las mujeres no queremos ser más que nadie, queremos vivir en igualdad», ha apuntado.

Durante el foro, Montero ha sido cuestionada por algunas de las medidas que su departamento ha puesto o está poniendo en marcha, como las reformas de la Ley de violencia de género o del aborto, la nueva ley de trata o la de garantías de la libertad sexual, conocida como ley de ‘solo sí es sí’.

PLAN DE INSERCIÓN DE 1.000 MILLONES

En cuanto a la Ley de trata, aunque la ministra se ha mostrado «prudente» sobre su contenido, porque se encuentra en «fase de debate» en el Gobierno, sí ha indicado que será una norma «centrada en la explotación sexual», una forma de «violencia contra las mujeres» que, según ha reconocido, «ha recibido muy poca atención por parte de las políticas públicas e instituciones».

Entre las medidas que, a juicio de la responsable de Igualdad, deben incluirse en esta norma, está la de «perseguir la industria proxeneta» ya que, según ha indicado, con el actual Código Penal es «casi imposible terminar condenando a un proxeneta o una estructura que explote» a las mujeres; así como «garantizar la protección social de los derechos de las mujeres».

En este sentido, se ha referido a los planes de inserción como «alternativa» para que las víctimas de la trata con fines de explotación sexual tengan «una oportunidad» y que incluirían medidas relacionadas con la formación o el acompañamiento psicológico, entra otras.

Montero ha señalado que se trata de un proceso que no es sencillo y es de largo alcance y, por eso, requiere de un «inversión económica alta». En concreto, ha señalado que se calculan unos 1.000 millones de euros para poder llevarlo a cabo.

FEMINISMO «ÚTIL» PARA LOS HOMBRES

Durante el acto, también ha sido preguntada por las medidas que su departamento tiene pensado para paliar «otras desigualdades» en las que los hombres presentan los mayores índices, como accidentes laborales, drogodependencia, fracaso escolar o suicidios. En este sentido, la ministra ha respondido que «el feminismo es útil para los hombres» ya que el «tipo de sociedad» que propone «no es solo buena para las mujeres».

Así, ha recordado que el machismo «impone unos roles y estereotipos de género» que también los hombres «deben cumplir» y que, «si no los cumple», se les «sanciona». En este sentido, se ha referido a la LGTBIfobia o a los «calificativos» que recibe un hombre cuando «no impone su criterio al de una mujer». «La sociedad que el feminismo propone es la que vive en igualdad», ha insistido Montero, para señalar que es una sociedad en la que no se impone una «forma correcta» de masculinidad.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora