22.6 C
Madrid
jueves, 23 mayo 2024
Array

Primera sentencia contra un banco como responsable en un caso de phishing

MÁS INFORMACIÓN

En los últimos tiempos se ha extendido el phishing, un ataque e intento de estafa en el que el usuario recibe un correo electrónico o un SMS anunciándole que existen problemas con su cuenta bancaria o con otra entidad bancaria. Cuando la víctima pincha en el enlace incluido en el correo o SMS, que es exactamente igual que el de su banca electrónica, la víctima mete el usuario y la contraseña y el ciberdelincuente consigue sus datos y puede consumar la estafa.

Son muchos los que se han visto afectadas por esta estafa en internet, ya que son cada vez más habituales, sobre todo como consecuencia del auge de la banca electrónica. No obstante, Sello Legal Abogados han conseguido la primera sentencia que condena a una entidad bancaria, el Banco Santander, como responsable de un caso de phishing.

En virtud de esta sentencia, el Banco Santander deberá devolver 18 500 euros a un cliente que fue estafado en un caso de phishing, además de los costes del proceso judicial iniciado por los abogados especializados en phishing de este despacho, Sello Legal. En este sentido, Íñigo Serrano, socio de Sello Legal Abogados, ha manifestado la importancia de esta sentencia, ya que es la primera vez que los Tribunales tienen en cuenta la responsabilidad del banco, condenando a la entidad bancaria en lugar de condenar al estafador que, en este caso, era de nacionalidad lituana.

La Ley de Servicios de Pagos, fundamental en esta primera sentencia

El cliente estafado, después de ser víctima de esta práctica, contactó con el Banco Santander para intentar solucionar el problema. Sin embargo, el banco no solo no solucionó el problema, sino que solo dio largas a esta problemática. Este es el motivo por el que el cliente decidió interponer demanda.

Sello Legal Abogados planteó la demanda basándose en la Ley de Servicios de Pagos, la cual establece en su artículo 45 que, en caso de sustracción de fondos a través de una orden de pago no adecuadamente autorizada, la entidad bancaria será la responsable de practicar la devolución del dinero estafado. Sin embargo, la entidad bancaria podría librarse de la aplicación de esta legislación si lograra probar que el cliente estafado actuó de forma gravemente negligente.

La sentencia entiende que en la actuación del cliente no existe grave negligencia, por lo que declara la responsabilidad de la entidad bancaria y la condena al reintegro de la cantidad de dinero estafada.

Sin duda, esta sentencia marca un antes y un después en este tipo de casos y abre una clara vía legal que tiene como objetivo limitar las estafas a través de internet. Así pues, los bancos deberán tomar adecuadas medidas de seguridad que no solo protejan a sus clientes, sino que además, delimiten las responsabilidades en cuanto a las órdenes de pago. Esto es importante, ya que, en caso de phishing, el Juez o el Tribunal que esté conociendo del caso evaluará las condiciones del fraude y las medidas que la entidad bancaria ha llevado a cabo, dictando sentencia en consecuencia.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora