9.6 C
Madrid
viernes, 9 diciembre 2022

El Defensor del Pueblo, ante las muertes por calor: «Es necesario mejorar la protección de trabajadores al aire libre»

MÁS INFORMACIÓN

Reclama una mayor concreción en la fijación del límite máximo de temperatura o duración de la exposición a la misma, entre otras cuestiones.

El Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, ha señalado que, ante las olas de calor como las que se están viviendo este verano y el fallecimiento de trabajadores que desarrollan su actividad al aire libre, es necesario «mejorar la protección de los trabajadores al aire libre ante temperaturas extremas», en alusión a las registradas este pasado mes de julio y las que se prevén para esta primera semana de agosto.

En una entrevista a Europa Press, Gabilondo se ha referido a la situación vivida en el país entre el 9 y el 18 de julio cuando, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), España vivió la peor ola de calor de su historia en temperatura y duración y que supuso, además, la muerte de centenares de personas, hasta más de 600 según el Instituto de Salud Carlos III.

Según Gabilondo, esta situación no ha supuesto un aumento de quejas en la Institución que lidera, pero sí ha provocado que el Defensor haya iniciado una actuación de oficio ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, el pasado 22 de julio, con el objetivo de que se le facilite información sobre las actuaciones inspectoras realizadas para combatir los riesgos en aquellos sectores expuestos a condiciones ambientales extremas que pongan en peligro la seguridad y la salud de las personas en el ejercicio de su actividad laboral.

«Se trata de un asunto preocupante que resulta imprescindible conocer y afrontar», ha explicado Gabilondo, que considera «necesario saber qué está fallando y qué puede hacerse de otro modo o mejor para evitar lo que viene sucediendo», así como las medidas que se deberían adoptar «para que deje de suceder».

En concreto, el Defensor del Pueblo ha solicitado que la información requerida especifique las actuaciones que se hayan podido realizar en supuestos siniestros laborales, a causa de este factor de riesgo, sufridos por empleados en el ámbito del sector público, con independencia de que se trate de la prestación de servicio público en régimen de gestión directa o de contratación administrativa, con la finalidad de valorar el inicio de actuaciones pertinentes ante las administraciones responsables.

Además, se ha interesado en conocer el criterio de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social acerca de la suficiencia de la normativa para garantizar un marco adecuado de protección de los trabajadores que desarrollan su trabajo al aire libre.

Entre otros casos, como consecuencia de las altas temperaturas, un trabajador de 60 años de limpieza viaria falleció a mediados de julio por un golpe de calor en horario laboral en Puente de Vallecas (Madrid). Días después, en Paracuellos de Jarama, también en Madrid, un hombre de 56 años falleció por un golpe de calor mientras trabajaba buzoneando publicidad en la localidad.

«La siniestralidad laboral registrada por este factor de riesgo pone de manifiesto que las medidas adoptadas y las recomendaciones y actuaciones de inspección realizadas hasta ahora, sin duda importantes, necesitan potenciarse, han de intensificarse y precisan una insistencia mayor y, en su caso, modificación», ha apuntado Gabilondo.

En este sentido, ha llamado a «una mayor concreción, por ejemplo, en la fijación del límite máximo de temperatura o de duración de la exposición a la misma». «Parece evidente que, tras lo ocurrido, es necesario mejorar la protección de los trabajadores al aire libre ante fenómenos de temperaturas extremas», ha señalado.

CONTRA LOS INCENDIOS: PREVENCIÓN Y COORDINACIÓN

Este verano, España está sufriendo también una ola de incendios en diferentes puntos de su geografía que han arrasado miles de hectáreas. Gabilondo ha recordado que la Institución lleva «años advirtiendo sobre la necesidad de incidir en la prevención y mejorar la coordinación entre administraciones en la lucha contra los incendios forestales».

El Defensor ha señalado, además, que en 2017 «se inició una actuación de oficio para conocer si las administraciones están preparadas para prevenir y combatir los incendios forestales» en la que se concluyó que «en el origen de los fuegos se encuentran fundamentalmente, aunque no solo, el cambio climático y la despoblación de las zonas rurales».

Aún así, considera que «no basta con esta mención» y ha explicado que el Defensor ha iniciado una actuación de oficio ante la Junta de Castilla y León por el incendio en la Sierra de la Culebra (Zamora), con el objetivo de que la administración autonómica facilite detalles del operativo disponible en la región para prevenir y luchar contra los incendios.

Según ha informado Gabilondo, se ha solicitado a la autonomía una descripción general del personal que integra el operativo contra incendios, el protocolo de actuación que se sigue para la movilización del personal, y una exposición de las razones y criterios que justifican la configuración actual de las campañas de incendios.

Del mismo modo, llama a una «especial atención» a «las condiciones de trabajo de quienes directamente se ocupan de la prevención y extinción de los incendios, como, por ejemplo, la de los bomberos forestales. «Ha de atenderse su situación», ha apuntado.

Precisamente, este 1 de agosto en Consejo de Ministros, el Gobierno ha aprobado un Real Decreto con medidas urgentes que buscan «actualizar» la legislación básica en materia de incendios forestales y mejorar la capacidad de respuesta, tanto de prevención como de extinción durante «todo el año, de modo que los territorios deberán contar con una planificación anual que contemple, no solo las épocas de alto riesgo sino de bajo y medio, como destacó durante la rueda de prensa posterior al Consejo, la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera.

Así, Ribera anunció que el Gobierno actualizará las obligaciones y la legislación básica en materia de incendios que recoge la Ley de Montes porque la emergencia climática pone de manifiesto hasta qué punto incendios más virulentos, con olas de calor más intensas y cada vez más frecuentes obligan a ponerse «al día».

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora