17 C
Madrid
jueves, 18 agosto 2022

Greenpeace pide una estrategia nacional para que las masas forestales sean menos vulnerables al fuego

MÁS INFORMACIÓN

Greenpeace ha reclamado al Gobierno una Estrategia Nacional que gestione las masas forestales para prevenir grandes incendios catastróficos y que estas sean menos vulnerables al fuego porque «mientras se habla de competencias entre lo estatal y autonómico, los bosques arden».

La ONG reacciona así al Real Decreto de medidas urgentes contra incendios forestales aprobado este lunes en el Consejo de Ministros junto al paquete de medidas de ahorro energético que ve «necesario pero insuficiente» puesto que considera que más allá de las circunstancias geopolíticas se deben acometer acciones «más decididas» contra el cambio climático que lleven al fin del uso de combustibles fósiles y a un sistema energético que tenga como prioridad el ahorro y la eficiencia energética.

Además, demanda políticas de prevención de incendios no estacionales y con profesionales que trabajen durante todo el año así como medidas que atajen las causas de la ignición y aborden el estado de los bosques a través de la gestión del paisaje que para Greenpeace es una de las pocas ventajas estratégicas para prevenir grandes incendios catastróficos.

La ONG apuesta por mantener paisajes con capacidad de resistir ante los grandes incendios forestales a través de dinamizar el medio rural, fijar población en el territorio y promover actividades sostenibles de los pueblos.

Así, manifiesta su acuerdo con las orientaciones estratégicas del Gobierno que incluye objetivos como gestionar el territorio y reducir el riesgo de incendio, así como abordar una mejor coordinación e incremento de los servicios de extinción teniendo en cuenta el aumento del periodo estival, pero advierte de la necesidad fundamental de una Estrategia Nacional para que esto «sea posible».

En concreto, la ONG propone reducir igniciones porque el 95 por ciento de los incendios están causados por el hombre, lo que denota que son «un problema social»; ampliar los recursos para investigar, enjuiciar y condenar el delito de incendio forestal y que se aborden las causas y debates en el medio rural sobre el uso tradicional del fuego.

Asimismo, plantea actualizar la actual Ley de Montes y el cumplimiento de la que está en vigor, que obliga a disponer de planes preventivos en zonas de alto riesgo de incendio forestal así como la Directriz Básica de Protección Civil que obliga a planes de emergencia en zonas de alto riesgo pero casi el 80 por ciento de los municipios no disponen de planes de emergencia local y los preventivos son testimoniales.

AHORRO ENERGÉTICO

Por otro lado, respecto al paquete de medidas de ahorro energético, para Greenpeace son «absolutamente necesarias y deberían haberse adoptado hace mucho tiempo» para evitar el consumo innecesario de gas, cuya compra está «financiando la guerra de Rusia en Ucrania, que pero también es imprescindible para la lucha contra la emergencia climática».

Así, reclaman un plan más ambicioso ya que el objetivo de reducción de un 7 por ciento «no es ni de lejos suficiente» y critica que el plan de ahorro se ha explicado «muy mal», ya que parece un esfuerzo para la ciudadanía cuando opina que mejorar la eficiencia energética, significa mejorar la calidad de vida, evitar el derroche y consumos innecesarios.

«Lo de la corbata es una anécdota, que no debe ocultar el debate sobre la necesidad de objetivos de ahorro y eficiencia más ambiciosos», ha declarado José Luis García Ortega, responsable del área de Clima, Energía y Movilidad de Greenpeace España y que pide más ambición para acabar con la dependencia de los combustibles fósiles.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora