Facebook

Los analistas advierten de la sobrevaloración de bonos e inmobiliario por el sufrimiento de la Bolsa

La agitación de las bolsas en los últimos días no corresponde al «miedo a una crisis», sino a una «agresiva sobrevaloración de los activos con menor riesgo: los bonos e inmobiliarios» como movimiento preventivo, según los analistas de Bankinter.

Se trata de «un movimiento preventivo que puede revertirse en cualquier momento sin necesidad de algo sólido: bastaría un ‘tweet’ de Trump para conseguirlo», explica el análisis ‘Estrategia de inversión semanal’ de este lunes, que admite el «recorrido» que siguen ofreciendo los bonos, las bolsas y el sector inmobiliario ‘premium’.

En este sentido, los expertos financieros consideran que la Bolsa ha entrado en la fase plana de 2019, pero que «cualquier noticia positiva» puede revertir las caídas en subidas. El fondo no ha cambiado, por lo que «en cuanto el tono de los ‘tweets’ de Trump mejore un poco y la macro europea ofrezca un aspecto mejor, recuperarán enseguida lo perdido».

De esta forma, las bolsas no reaccionarán mientras no cambie la macroeconomía europea y se tranquilice el frente comercial. No obstante, los analistas dudan que la macro europea mejore esta semana por un previsible retroceso de la inflación y las ventas minoristas, que transmitirán dudas sobre la evolución de la demanda interna.

Asimismo, las previsiones de los expertos apuntan a un «estancamiento» de la tasa de paro en el 7,7%, lo que será interpretado negativamente. En cuanto a las estimaciones del Banco Central Europeo este jueves, probablemente a la baja, consideran que reforzarán la «percepción de desacoplamiento positivo de la economía americana».

De hecho, los analistas no esperan que los datos sólidos de Estados Unidos empujen las bolsas, en tanto que la solidez del ciclo americano ya está descontada. «Muy buenas deberían ser las cifras americanas para que las bolsas reaccionasen; en cambio, cualquier pequeña decepción puede ser un problema», apostillan desde Bankinter.

MÍNIMOS EN BONOS Y EN ESPERA DE LOS ‘LTRO’ EN EL MERCADO DE DIVISAS

Esta semana el foco de atención en el mercado de bonos estará puesto en Italia. En concreto, su respuesta a la Unión Europea para evitar la apertura del procedimiento de infracción por no reducir su deuda pública. Adicionalmente, no se esperan movimientos significativos en las rentabilidades de la deuda soberana europea, que está en mínimos históricos, a pesar de las próximas declaraciones del BCE, este jueves.

En cuanto al mercado de divisas, se espera una mayor volatilidad por el posible impacto favorable de los datos macroeconómicos en el cruce eurodólar. Así, con una buena evolución de la economía estadounidense y dependiendo de las declaraciones del BCE, el dólar podría cerrar la semana en la parte baja del rango estimado: 1,118 a 1,114.

Por su parte, el yen mantiene una tendencia de apreciación porque actúa como activo refugio y a pesar de los datos débiles de Japón. Esta apreciación se mantendrá al menos hasta la cumbre del G-20, según los analistas, que otorgan un rango estimado semanal al euroyen de 120,5 a 122,1.

Por último, en el cruce eurolibra se espera una ligera recuperación de la libra en el caso de un mensaje ‘dovish’ en la política monetaria en la reunión del BCE. El rango estimado semanal es de 0,881 a 0,886.

SE MANTIENE LA ESTRATEGIA DE INVERSIÓN RECOMENDADA

Para los inversores, los expertos de la entidad financiera mantienen su estrategia semanal respecto a la semana anterior.

Según área geográfica del activo, vender o infraponderar en Reino Unido y bolsas emergentes (menos Brasil e India); no hacer cambios en el mercado japonés ni en España y en la zona euro, selectivamente; y comprar en EE.UU., en Brasil y en India.

Por tipo de activo, las indicaciones son: vender bonos soberanos, corporativos y ‘high yield’ en Europa, bonos en Japón y bonos corporativos en EE.UU.; mantenerse neutral en inmuebles, bonos ‘high yield’ en Estados Unidos; y sobreponderar o comprar en bolsas selectivamente, y bonos soberanos en EE.UU.

Por último, según sectores, la estrategia indica vender en semiconductures/hardware, ‘retailers’, media y automoción, petróleo e infraestructuras, concesiones, químicas y consumo básico; no hacer cambios en telecomunicaciones, hoteles, aerolíneas, seguros, inmobiliario, bancos, ‘utilities’, construcción e industriales; y comprar en consumo cíclico (especialmente lujo), renovables, farma/salud, ‘software’/’web services’ y construcción.