Facebook

Segundo día de protestas en apoyo al rapero Pablo Hasél

La detención e ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél ha derivado en el segundo día consecutivo de altercados y cargas policiales durante las concentraciones convocadas en diferentes puntos de la geografía española.

Los altercados se han vuelto a repetir en los actos de apoyo al rapero en Barcelona, Lleida y Girona, a los que se han sumado nuevos disturbios en Madrid y otras ciudades como Granada y Vigo. Al menos 42 personas han sido detenidas y varias decenas han resultado heridas.

En la capital, los altercados y cargas se han saldado con 19 personas arrestadas y 55 heridas, entre ellas 35 de agentes de la Policía Nacional, después de que la concentración haya derivado en el lanzamiento de piedras y distintos objetos contra los efectivos de la Policía Nacional desplegados en la zona.

El acto ha comenzado a las 19.00 horas en la Puerta del Sol con centenares de participantes que reclamaban la puesta en libertad del rapero, arrestado en Lleida para cumplir la condena impuesta por la Audiencia Nacional por un delito de enaltecimiento del terrorismo e injurias y calumnias a la monarquía y a las fuerzas de seguridad del

Estado tras difundir mensajes atentatorios en redes sociales.

El arranque festivo de la concentración ha dado paso sobre las ocho de la tarde a cargas de los agentes de las Unidades de Intervención Policía (UIP) de la Policía Nacional cuando los congregados han lanzado piedras y objetos contundentes contra los efectivos y han provocado diferentes daños en el mobiliario urbano.

Con motivo de este acto, la Puerta del Sol estaba fuertemente custodiada por furgones de la Policía Nacional para evitar incidentes como los vividos en las convocatorias de este martes en varios puntos de Cataluña como Barcelona, Lleida, Girona, Vic (Barcelona) y Reus (Tarragona), así como en la ciudad de Valencia.

Un grupo de participantes en esta concentración, que no cuenta con autorización de la Delegación del Gobierno, se ha enfrentado a la Policía cuando pretendían marchar por la calle Carretas en dirección al Congreso de los Diputados.

En ese acceso a la Puerta del Sol se ha situado una doble línea policial para impedir el acceso de los congregados, que han lanzado objetos contra los agentes y han provocado daños en el mobiliario urbano.

Así, los esfuerzos de la Policía se han centrado en impedir que los congregados abandonaran la zona por calles adyacentes y permanecieran así controlados en todo momento en esta céntrica plaza. Además de las cargas policiales y enfrentamientos, los agentes han hecho uso de el material antidisturbios y han hecho disparos de salvas en varias ocasiones.

Además de continuos momentos de tensión y carreras, esto ha provocado momentos de enfrentamientos y cargas policiales, con lanzamiento de objetos a los agentes, quema de contenedores y daños en mobiliario urbano.

Los manifestantes han formado barricadas con contenedores ardiendo para impedir el avance de los agentes y se han desplazado a calles aledañas como la calle Mayor o Preciados.

Además, los congregados han proferido diferentes cánticos contra los agentes como ‘Ser policía, vergüenza me daría’, ‘fuera policías de nuestras calles’ o ‘Nazi de día, de noche Policía’.