7 C
Madrid
jueves, 9 febrero 2023

Instituto Cervantes recibe el legado de 6 escritores y 3 editores en homenaje al libro, «la mejor metáfora de libertad»

MÁS INFORMACIÓN

La Caja de las Letras del Instituto Cervantes ha recibido este martes el legado de seis escritores y tres editores en homenaje al libro, en un acto con el que la institución abre la Semana Cervantina 2021.

«Es muy importante destacar que el libro es la mejor metáfora de la libertad en la sociedad moderna», ha manifestado el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero.

Con este homenaje, la institución inaugura las celebraciones del Día Internacional del Libro, que se celebra este viernes 23 de abril, que incluirán un amplio programa de actividades culturales bajo el lema ‘Mi testigo, lector, pongo en tus manos’, verso del poeta Francisco Brines, último Premio Cervantes.

Los invitados que han depositado sus legados han sido los escritores Antonio Muñoz Molina, Manuel Rivas, Bernardo Atxaga, Carme Riera, Luis Alberto de Cuenca y Cristina Fernández Cubas, así como la directora de la División Literaria de Penguin Random House, Pilar Reyes; la directora de Alianza Editorial, Valeria Ciompi; y el director de Pre-Textos, Manuel Borrás.

Durante esta cesión colectiva, con la que se ha elevado a 79 el número de legados que atesora la Caja de las Letras, García Montero, ha destacado la importancia del libro «desde el proceso de la creación hasta el proceso de la edición, ese viaje que va de los autores a los lectores».

En su opinión, la lectura «es el mejor símbolo del contrato social, que definió la libertad como una apuesta en orden para que los individuos libres pudieran convivir». «La lectura es la mejor metáfora. Una conciencia individual que establece diálogo con otra conciencia individual en un espacio común que es el espacio de los libros», ha precisado.

Por ello, García Montero ha defendido que celebrar el Día del Libro es «apostar por una cultura basada en el respeto a las conciencias individuales y que entiende la libertad como un acto de convivencia y no como la ley del más fuerte».

Asimismo, ha señalado que divulgar un idioma «no es enseñar un vocabulario, sino un conjunto de valores que representan una comunidad». «Nuestra literatura es una buena manera de representar una comunidad fundada en los valores democráticos que hacen de la diversidad una riqueza», ha dicho.

El director del Instituto Cervantes ha incidido en que hoy el protagonismo lo tienen las editoriales «que representan el trabajo del mundo del libro en la comunidad hispana», así como los autores que «representan la calidad, el rigor en la creación y el entendimiento en las distintas lenguas» de la cultura española. «El mundo de la polarización es el mundo que debe combatir la cultura», ha advertido.

«En nuestra Caja de las Letras entendemos que la riqueza verdadera de una sociedad es su cultura y el mayor compromiso con el futuro es saber recibir el legado de la gente que merece nuestra admiración», ha apostillado.

EL LIBRO, «BELLO EN TODAS SUS FORMAS Y EN TODAS LAS LENGUAS»

Para la directora general del Libro, María José Gálvez, el libro «es bello en todas sus formas y en todas las lenguas en las que se expresa». «Los libros son la extensión de lo que uno piensa, siente, sueña, es capaz de imaginar, porque el libro recoge conocimiento, transmite enseñanza y muestra saber», ha comentado.

En este punto, Gálvez ha hecho hincapié en que el libro «con mayúsculas» se merece «un elogio y una honra». «Distintos autores han defendido al libro como la oportunidad de vivir más de lo que la vida ofrece», ha recordado.

El acto de entrega de legados ha estado dividido en dos partes para poder seguir el protocolo sanitario para evitar la transmisión de la Covid-19. «No es posible una reunión numerosa en la Caja de las Letras», ha indicado el director del Instituto Cervantes antes de que los primeros homenajeados depositaran su legado.

En el primer turno, han depositado su legado en la Caja de las Letras Luis Alberto de Cuenca, Manuel Borrás, Cristina Fernández Cubas, Carme Riera y Bernardo Atxaga.

«Es un día importante para nuestras vidas, es algo que para mí se parece a la felicidad y un sueño estar aquí. Lo que nos hace más grandes es esa literatura que nos ayuda a vivir y nos hace ser mejores», ha señalado de Cuenca.

Antes de entregar el legado de la editorial Pre-Textos, Manuel Borrás ha subrayado que «toda comunidad, toda sociedad, que desprecia y no lee a sus escritores es una sociedad enferma» y ha dado las gracias a García Montero por haberle elegido para participar en el acto.

«Mi legado es muy sencillo y también muy sentido, se trata de algo relacionado con la casa en la que nací y viví durante mucho tiempo, casa que es la verdadera autora de casi todo lo que llevo escrito hasta ahora», ha manifestado Cristina Fernández Cubas.

La escritora Carme Riera ha comentado que, entre otras cosas, ha traído a Madrid «unas gotas del mar catalán» y un libro de Montserrat Roig, a la que prometió recordar.

Entre los objetos que ha depositado el escritor Bernardo Atxaga en la Caja de las Letras, destacan ‘Pott’, un fanzine publicado en Bilbao en 1978; el libro de poemas ‘Etiopía’; un disco; o dos ejemplares, uno de ellos en euskera, de ‘Obabakoak’.

LOS EDITORES, «ESCUDEROS DE UN LEGADO»

Durante la segunda parte de entrega de legados, la directora de Alianza Editorial, Valeria Ciompi, ha resaltado que la labor del editor es «construir a través de los libros que publica y difunde un discurso sobre el presente, que enlaza con el pasado y se proyecta en el futuro». «Como editores somos escuderos de un legado, tenemos la responsabilidad de transmitir la palabra de los creadores y ayudar a la supervivencia de la creación», ha asegurado.

En la misma línea, la directora de Alfaguara, Pilar Reyes, ha destacado que los editores «pretenden unir dos soledades, la del escritor y la del lector» y ha destacado que, en la literatura, el deber del editor es «escuchar la música del tiempo para revitalizar las palabras más antiguas y crear la necesidad de las más nuevas».

«Hacemos un legado en nombre de Alfaguara con aquello que nos simboliza y nos representa, nuestro catálogo y nuestros autores», ha explicado la directora de la editorial.

Por su parte, el escritor Antonio Muñoz Molina, que ha hecho entrega de unos borradores de un ciclo de conferencias que dio en el Museo del Prado, ha incidido en que el escritor es una persona que «trabaja mucho, todos los días» y en que el libro es un objeto material «que implica el trabajo coordinado de mucha gente».

Por último, Manuel Rivas ha defendido que el trabajo de los escritores es «ser custodias del sentido de las palabras». «Al igual que la crisis del clima, las palabras, como parte de la naturaleza, también están en peligro, están amenazadas», ha advertido.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora