Facebook

Graupera: “No queremos ganar para convertir el Ayuntamiento en un ariete independentista”

Celebraría que Valls optara por el debate y porque evidenciaría que Barcelona atrae talento.

El profesor y periodista Jordi Graupera ha sostenido que su propuesta de celebrar unas primarias para elegir al alcaldable de una lista unitaria soberanista en Barcelona mejorará el proyecto de ciudad, y ha garantizado: “No queremos ganar las elecciones municipales por que queramos convertir el Ayuntamiento en un ariete independentista”.

En una entrevista de Europa Press, ha defendido que el soberanismo no ve la ciudad sólo como la capital de Catalunya, sino de parte del Mediterráneo, en el que debe buscar su liderazgo, pero “cuando esto pasa, históricamente entra en conflicto con las dos ciudades que no pueden permitirlo, que son Madrid y París, dos ciudades cortesanas de Estado modernas que necesitan que Barcelona sea subsidiaria”.

Sobre la posibilidad de que el exprimer ministro francés Manuel Valls opte a la Alcaldía, ha dicho que sería una buena noticia, porque es un adversario digno de vencer, evidenciaría que Barcelona es un polo de atracción de talento y por el discurso que generaría, ante el que se requeriría “una respuesta sustancial, no de eslóganes”.

“Barcelona debe ser la respuesta al modelo político y social que Valls ha intentado imponer en Francia y Europa”, ha dicho Graupera, que se ha mostrado convencido de que concurrirá y ha augurado que se centrará en la inmigración, con una trayectoria que ve que tiende al autoritarismo y a la exclusión; en el orden público, y en España.

Ha advertido de que ERC y los espacios y partidos surgidos de la antigua CDC, incluido el PDeCAT, “se deberán entender sí o sí si no quieren que el alcalde sea ni Ada Colau ni Valls”, y que es mejor ponerse de acuerdo con un debate ciudadano y antes de las elecciones que después y en un despacho.

Preguntado por si una candidatura de Valls sería un incentivo para que los partidos se sumaran a su propuesta, ha defendido que unas primarias representan una opción tan positiva que deberían ser aceptadas por ellas mismas: “No son una estrategia electoral ni un mecanismo de selección de personal, sino un movimiento de renovación de la política municipal y del proyecto de ciudad”.

QUIERE A ANC Y ÒMNIUM EN LA ORGANIZACIÓN

Ha destacado que él y su equipo quieren garantizar una organización neutral de las primarias, por lo que se apartarán para defender su candidatura, y prevén crear una sindicatura con una persona propuesta por cada candidato y en la que ha propuesto a ANC y Òmnium que formen parte.

Graupera ha asegurado que la ANC lo consultará, y cree que la participación de más partidos y actores facilitaría la de Òmnium, y ha asegurado: “Nosotros no tenemos ninguna pretensión de ser el comité organizador de las primarias” y que quieren que todos los candidatos cuenten con igualdad de condiciones, con herramientas que contemplará el reglamento, como mecanismos para poner recursos a su disposición.

Ha recordado que la próxima semana abrirán una consulta sobre este reglamento a las más de 32.300 personas que han firmado para apoyar la propuesta —y los que se sumen hasta entonces–, mediante la que podrán votar “puntos clave”, como si debe haber un porcentaje mínimo de votos para formar parte de la candidatura y el margen de negociación si PDeCAT y ERC deciden sumarse a la propuesta y piden cambios.

Prevén un sistema de segunda vuelta para elegir al ganador de las primarias y, si los candidatos del PDeCAT y ERC quisieran participar en una tercera sin haber participado en las otras, podrían sentarse a hablar, aunque es algo que no contempla el reglamento, ha dicho Graupera, que vería adecuado empezar a definir el programa tras las primarias en otoño e invierno, mediante una convención ciudadana.

REUNIÓN CON BOSCH

Graupera se reunió este viernes con Bosch, en un encuentro en el que el dirigente republicano descartó por el momento participar en las primarias y que terminó en un “desencuentro amigable” con momentos cómplices que no representa el final de las conversaciones, sino el principio, según Graupera.

Bosch le preguntó por su postura en debates de ciudad, ante lo que Graupera le propuso abordar estos asuntos en un debate público: “Esta conversación me gusta mucha tenerla, pero la quiero tener en la esfera pública ante la gente, no en un despacho”.