Facebook

Suben un 30% las familias de acogida en Catalunya pero quedan 72 menores de seis años en espera

Unos 950 niños viven con familia de acogida y 160 pasan el fin de semana con una colaboradora.

Un total de 727 familias catalanas acogen a 887 menores tutelados por el sistema de protección a la infancia, un recurso que ha aumentado un 30% desde que en 2016 la Generalitat impulsó una campaña para captar nuevas familias, cuando había 559 familias y 100 niños de 0 a 6 años en espera, mientras que actualmente esperan a una familia unos 72 de media este año.

Lo han explicado en rueda de prensa este martes la secretaria de Infancia Adolescencia y Juventud del Govern, Georgina Oliva, y la directora del Institut Català de l’Acolliment i l’Adopció (Icaa), Agnès Russiñol, que han añadido que prevén hacer esta campaña permanente porque los niños que están en espera «merecen una nueva oportunidad de vivir en familia.

Oliva ha subrayado la necesidad de promover una cultura de la acogida en Catalunya, donde la mitad de la población desconoce esta posibilidad, y promoverán también formas como los mentores para niños tutelados que sean mayores, después de comprobar buenos resultados en el programa de mentoría que se impulsó para refugiados, y como las familias colaboradoras.

La campaña está vinculada a un plan estratégico de promoción de la acogida familiar 2016-2019 «que ya ha dado sus frutos» porque ha bajado la lista de espera para este recurso en niños de 0 a 18 años en un 11% hasta 2018, y los niños en acogida se mantienen estables, con una media de 950 en los últimos tres años, mientras que unos 160 pasan el fin de semana con una familia colaboradora.

El plan persigue mejorar el sistema de la acogida familiar, que vinculan con el proceso iniciado de repensar el sistema de tutela, y mejorar el apoyo a las familias, a las que aumentaron los complementos económicos e incluyeron discriminaciones positivas como las de la matrícula escolar, y que actualmente trabajan para que tengan ayudas al transporte.

Un tercer eje del plan busca crear cultura de la acogida, para lo que han organizado la III edición de la Semana de la Acogida, que realizará 46 actividades, como charlas y puestos informativos, exposiciones, obras de teatro y cine-forums para promover y difundir esta medida de protección en una veintena de municipios, desde el pasado viernes hasta el próximo sábado.

Son ayuntamientos colaboradores los de Barcelona, Cornellà de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat, Sant Boi de Llobregat, Mataró, Sabadell (Barcelona), Girona, L’Escala, La Bisbal de l’Empordà, Palamós, Ripoll, Torroella de Montgrí (Girona), Tarragona, Amposta, Cambrils, Reus, Valls, Tortosa (Tarragona), Lleida y Tàrrega (Lleida).

Russiñol ha explicado que cuando una familia se ofrece para ser acogedora, pasa por una valoración previa -tanto psicológica como de que tenga recursos para sostener la acogida– y una formación, y después estudian con qué niño emparejarla: «Intentamos que haya un ajuste de necesidades y motivaciones».

MENORES MIGRADOS

La Generalitat impulsa también un plan piloto para fomentar las familias acogedoras, colaboradoras y de mentoría de jóvenes que han migrado solos (conocidos como Menas), aplicando las mismas medidas de protección que en el resto para evitar discriminarlos, pero con aspectos «específicos por su casuística», y actualmente hay 24 menores en familia extensa o aliena, frente a los 12 de inicios de este año.

El sistema tiene en cuenta lo que el niño desea, y ha observado que en el caso de los jóvenes migrados, que suele tener la mayoría unos 16 y 17 años, «muchos de estos chicos tienen buena relación con la familia de origen», por lo que necesitan el consentimiento de ésta en el caso de buscar un recurso de familia acogedora.