20.2 C
Madrid
miércoles, 29 mayo 2024
Array

Interior atribuye al etarra Plazaola otras tres acciones más por las que aún no ha sido condenado

MÁS INFORMACIÓN

La vincula con el lanzamiento de granadas contra un cuartel de la Guardia Civil y la colocación de dos bombas trampa

. El Ministerio del Interior atribuye al etarra Alberto Plazaola, detenido este lunes en Francia, tres acciones terroristas más por las que aún no ha sido condenado. La única condena que pesa contra él son 46 años por dos delitos de asesinato frustrado y uno de estragos al atacar un bar en Escoriaza (Guipúzcoa) en 1987.

En su comunicado, Interior dice que «Plazaola se integró en la banda terrorista ETA como colaborador del ‘comando Araba’ en 1987 y participó en varias acciones armadas durante ese año». A partir de ahí le vinculan con un atentado frustrado mediante lanzamiento de granadas al cuartel de la Guardia Civil de Orozco (Vizcaya).

También con la colocación de una bomba-trampa en un concesionario de Peugeot-Talbot en la localidad de Villarreal de Urrechu (Álava), explosionando cuando el equipo de desactivación de explosivos procedía a su inutilización. Por último también le vincula con la preparación de una plataforma de lanzamiento de granadas, con una trampa explosiva adicional, contra el cuartel de la Guardia Civil de Orozco (Vizcaya).

Según los datos recogidos por Europa Press, hasta el momento, la única condena que pesa contra este terrorista es la que le impuso la Audiencia Nacional el 31 de julio de 1997 por el ataque en el Pub Naira de la localidad de Escoriaza (Guipúzcoa) al que ETA había puesto en su punto de mira bajo la acusación de que en el lugar se vendía droga.

OBJETIVO POR SUPUESTA VENTA DE DROGA

Durante esa década la banda criminal inició acciones contra ese tipo de actividad bajo la premisa de que las drogas estaban desviando a la juventud vasca de la lucha revolucionaria.

Los hechos de Escoriaza tuvieron lugar la noche del 21 al 22 de mayo de 1987. Plazaola Anduaga colaboraba con el ‘comando Araba’ de ETA que entonces integraban Juan Carlos Arruti Aizpitarte, ‘Paterra’, María Soledad Iparragirre, ‘Anboto’, y José Javier Arizcuren, ‘Kantauri’. Los dos últimos acabaron ascendiendo hasta la dirección de los comandos de la banda.

La idea de los terroristas era colocar una bomba-trampa en el bar con el fin de intimidar a sus dueños y al mismo tiempo causar la muerte a los guardias civiles que acudiesen a desactivar el artefacto. Hasta el lugar se acercaron los miembros del comando y colocaron la bomba-

trampa en la puerta del local con un temporizador preparado para

que hiciera explosión la mañana siguiente.

Después de que los terroristas avisaran al diario ‘Egin’ de la colocación de ese artefacto, efectivos de la Ertzaintza y de la Guardia Civil se trasladaron hasta el lugar. Un sargento y dos guardias civiles lograron desactivar las dos cajas que contenían el explosivo, alejándose del lugar.

En el momento de la separación de las dos cajas, a los pocos minutos, el detonador oculto en una de ellas hizo estallar los dos kilos de trilita que componían el artefacto, causando importantes daños materiales. Por estos hechos fue juzgado en la Audiencia Nacional el 12 de enero de 1997 y condenado a 46 años de cárcel –tal y como solicitó el fiscal– en julio de ese año, según los datos recogidos por Europa Press.

HUIDA A FRANCIA

Interior precisa que cuatro meses después de aquello, en septiembre de 1987, Plazaola pasó a la clandestinidad en Francia huyendo de la presión policial en España. En territorio galo realizó diferentes prácticas sobre montaje y manejo de armas de fuego y artefactos explosivos hasta que fue detenido el 17 de noviembre de 1990.

Iba en compañía de la entonces dirigente de ETA Carmen Guisasola, el también terrorista Roberto Murgiondo y otra persona. En el vehículo la Policía descubrió abundante información para atentar en Barcelona antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992. Entre la documentación incautada se encontraban planos y datos de centros militares, policiales, penitenciarios, así como empresas de la ciudad Condal.

El 12 de marzo de 1996 fue extraditado por Francia tras haber cumplido condena en ese país. A su llegada a España ingresó en la prisión madrileña de Carabanchel.

EXCARCELACIÓN DE LA AUDIENCIA NACIONAL

La Policía Judicial francesa y la Comisaría General de Información de la Policía Nacional han detenido a Plazaola este lunes en Ciboure (Francia) después de ser excarcelado prematuramente en diciembre de 2014. Fue después de que la Audiencia Nacional acordase descontarle los años de condena que había cumplido en Francia.

No obstante, en marzo de este año el Tribunal Supremo decidió anular esta interpretación judicial por lo que la Audiencia Nacional procedió a dictar una orden de detención contra él, pero para entonces el etarra ya se había fugado. En su auto, el Tribunal Supremo tan sólo hacía referencia a la condena que pesaba contra Plazaola por los hechos de Escoriaza.

Condenado a esos 46 años de cárcel, su licenciamiento fue fijado inicialmente para 2026, aunque la Audiencia Nacional, en su polémica decisión, acordó adelantarlo al 24 de agosto de 2013 por lo que quedó inmediatamente libre. En la orden de detención internacional que tuvo que adoptar tras la enmienda del Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional sólo reclamaba a Plazaola para que terminase de cumplir esa condena de 1987 por asesinato frustrado y estragos.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora