Facebook

El derecho constitucional como actor en el conflicto catalán

El Ateneo de Madrid acoge del 2 de febrero al 22 de marzo de 2017 una serie de encuentros enmarcados en el ciclo Cataluña en la encrucijada con el objetivo de crear “un clima de diálogo para alcanzar el debate constructivo en torno a Cataluña y sus aspiraciones de futuro”. La segunda jornada celebrada el martes 28 de febrero tuvo como protagonista a la cuestión territorial bajo el prisma del Derecho Constitucional.

Enoch Alberti, catedrático de esta materia de la Universidad de Barcelona inició el debate aludiendo a la historia de un fracaso que se remonta a 2006. Según subrayó, la invalidación por parte del Tribunal Constitucional del Estatuto no sólo afectó a la relación de Cataluña con el resto del Estado sino que abrió una crisis política. Alberti recordó como aquella norma fue aprobada por la mayoría de la cámara catalana, la mayoría de las Cortes Generales y, posteriormente, en referéndum por una mayoría de catalanes.

El problema, señala el catedrático catalán, es que este fracaso no ha sido sustituido por nada y reveló el agotamiento del sistema autonómico español. El problema no es tanto que exista la crisis sino el saber cómo resolverla”.

Alberti asegura que si el TC no hubiera invalidado esta norma ahora estaríamos debatiendo sobre el alcance de competencias autonómicas y no sobre la base misma de la relación de Cataluña con el resto del Estado.

El Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, Javier García Roca, pide que se recupere “la cordura y el sentido común que había antes de la reforma del Estatuto en 2006”. Esa cordura pasa, según su criterio, por abordar la cuestión en lo concreto. Se podrían debatir uno por uno los 46 puntos expuestos por el Gobierno Catalán pero, subraya, quedarnos en lo abstracto de “la independencia o la nada” no es una solución.

Derecho a decidir

Enoch Alberti insistió en que las aspiraciones catalanas sobre una consulta apoyada en lo que denominan el derecho a decidir no tiene nada que ver con el derecho a la autodeterminación. Para el catedrático catalán, el derecho del pueblo a ser consultado sobre el futuro político de una región solo sería el primer paso para una negociación que desemboque en la solución de la crisis institucional en Cataluña.

Sobre esta cuestión, Javier García Roca rebate que el “derecho a decidir” es un producto de marketing del Gobierno catalán que no se puede asumir dentro del lenguaje del derecho constitucional. “Es un eslogan ambiguo – añade – y por eso no ofrece una solución en términos jurídicos”.

García Roca añade que cuando se vota algo hay qué saber qué se está votando y, ahora mismo, en el marco de esta crisis institucional hay dos posibles vías: por un lado votar una reforma de la Constitución y, por otro, una reforma del Estatuto. “Se puede votar sobre la reforma de un texto pero no se puede votar sobre una secesión”, explica el catedrático. Por eso, apela a los responsables de la iniciativa para que se vote una posible separación de España que “no insistan más en un referéndum que no se puede realizar”.

En cierto modo, Enoch Alberti coincide con su colega en este punto al señalar que cuando el las resoluciones del Tribunal Constitucional ha ido estrechando lo que la Carta Magma podía admitir en su seno la mejor salida pasa una reforma constitucional que redefiniera los marcos de la misma como camino a una resolución del conflicto.

Debate en formato coloquio

Dentro de las aspiraciones de este ciclo de encuentros en el Ateneo está el mostrar una confrontación de ideas opuestas que los ponentes elegidos para esta segunda cita ofrecieron. El encuentro se limitó a una sucesión de puntos de vista sobre la cuestión catalana entre García Roca y Alberti que parecían confluir en una única dirección: la solución al conflicto pasa por una reforma de la Constitución.

Ambos están de acuerdo en que, dadas las actuales circunstancias legales es inviable la celebración de un referéndum en los términos que pide el Gobierno Catalán así como coinciden al señalar el inmovilismo del Estado para ofrecer soluciones.

Otro de los puntos, ya señalado, en el que coinciden es que el debate surgido tras la negativa del TC al Estatuto de 2006 generó una crisis institucional. Para abordarla, señalan, habría que adoptar las posiciones previas a esa fecha e iniciar así un camino hacia el encuentro. También coinciden en que el modelo Constitucional del 78 ya no es válido en el marco político y social actual.

Citas para marzo

El ciclo “Cataluña en la encrucijada” que acoge el Ateneo de Madrid sigue en el mes de marzo con dos sesiones agendadas: el martes 21 de Marzo de 2017 el expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas debatirá con el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo.

El miércoles 22 de marzo, a las 19 horas en el Ateneo de Madrid tendrá lugar una mesa redonda con miembros de los partidos políticos con representación en el Congreso, participarán representantes de los partidos políticos con implantación en Cataluña y presentes en el Congreso: PP (Jordi Roca), PSOE (Meritxell Batet), Ciudadanos (Juan Carlos Girauta), Podemos (Xavier Doménech), Partido Europeo Demócrata Catalán (Carles Campuzano) y ERC ( Joan Tardá).

El primer debate fue el pasado jueves 2 de febrero, sentado frente a frente a un representante de la Asamblea Nacional Catalana y de la Sociedad Civil Catalana. Belén Murillo acusa al Estado español de atacar constantemente el sentimiento catalán

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *