Facebook

Caballero (FEMP) exige «no segregar» a catalanes o madrileños y que sean bienvenidos en las playas

Pretende mantener los actos culturales en verano: «En vez de hacer un concierto de 40.000 personas, hacemos mil conciertos con 40 personas».

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha pedido a la ciudadanía que «no segregue» a los habitantes de la Comunidad de Madrid o Cataluña por ser las regiones más afectadas por la pandemia del coronavirus y ha planteado que sean recibidos en las playas durante la época de verano de la misma manera que el resto de ciudadanos del territorio español.

«No podemos hacer del contagio un factor de segregación, tenemos que buscar el no contagio, pero no de forma peyorativa porque es un fenómeno común», ha subrayado Abel Caballero preguntado al respecto en una entrevista concedida a Europa Press, en la que se ha solidarizado con Madrid y Cataluña por soportar la «fuerte pandemia» y ha insistido en no tener «prejuicios» hacia los ciudadanos de estos territorios sino mostrar «solidaridad».

En concreto, el alcalde de Vigo ha abierto las puertas de las «playas seguras» de la ciudad que preside a los madrileños y catalanes una vez que las autoridades sanitarias permitan el tránsito por el territorio nacional. A este respecto, ha señalado que será el Ministerio de Sanidad quien decida cuándo la seguridad sanitaria permite «viajar confiados» por España.

Respecto a las playas de la ciudad gallega, Caballero detallará este mismo sábado su plan para garantizar la seguridad ante el coronavirus que constará de un sistema de cuadrículas para la aplicación del distanciamiento social. Asimismo, según ha explicado, este método será compatible con la limpieza y desinfección que se realiza cada noche de la playa.

En su opinión, este sistema de limitación del aforo también se podría llevar a cabo en las piscinas municipales con el establecimiento de dos o tres zonas delimitadas entre sí. No obstante, el presidente de la FEMP ha dejado en manos de cada alcalde establecer sus planes en instalaciones municipales para evitar el contagio del Covid-19.

PREVÉ UNA CULTURA «DISTINTA»

Por otra parte, Caballero se ha pronunciado sobre los actos culturales que se desarrollan en verano y ha llamado a diseñar un «nuevo ámbito social» que permita cumplir las recomendaciones sanitarias para evitar la propagación del coronavirus.

En el caso de los conciertos, por ejemplo, el alcalde de Vigo ha vaticinado que en vez de hacer una sesión a la que, en condiciones normales, acudirían 40.000 personas, habría que celebrar 1.000 conciertos a los que vayan tan sólo 40 asistentes respetando la distancia de seguridad.

A este respecto, prevé «cosas distintas» en la celebración de fiestas durante el verano respetando el aforo que se proponga desde el Ministerio de Sanidad: «Las fiestas seguramente no van a tener concentraciones de más de ‘x’ personas, pero yo puedo hacer en un día 40 actuaciones de grupos de música moderna de Vigo y hacerlos en zonas distintas de la ciudad y cuando se llegue a 40 personas, el resto se tiene que ir».

En paralelo, el alcalde también se ha referido a las restricciones de reunión en la calle, de las que ha dicho que no se plantea ninguna relajación al igual que con el consumo de alcohol en la vía pública fuera de terrazas, porque considera que no garantizaría el distanciamiento social: «El consumo de alcohol en zonas en las que no se puede consumir va a producir botellones legales y eso, al menos en mi ciudad, no va a pasar».