Facebook

PNV desconfía de acuerdos del Gobierno con Cs y quiere mantener el pacto con los partidos de la investidura de Sánchez

Esteban dice que la piedra de toque de la legislatura son los PGE y defiende revisar la reforma laboral pero sin caer en lagunas

. El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, cree que no se puede decir que haya cambios de alianzas en el Congreso, en alusión a Ciudadanos, y ha insistido en que estará «ojo avizor» a los futuros movimientos del Gobierno de Pedro Sánchez, después de las actitudes que ha mantenido en los últimos meses «entrando en ámbitos» que eran objeto de «tensión y discusión permanente».

Tras reiterar que «la piedra de toque de la legislatura» es el Presupuesto, ha insistido en mantener los acuerdos entre los partidos que apoyaron la investidura. Además, ha afirmado que su formación está a favor de una revisión de la reforma laboral para «adecuarla al siglo XXI», pero sin caer en «lagunas jurídicas», como ocurrió con el acuerdo entre EH Bildu, PSOE y Unidas Podemos.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Esteban ha dicho que desconoce quién va a votar en el Congreso a favor del decreto de nueva normalidad porque ha habido informaciones también sobre que el PP podría también plantear apoyarla y quizá también lo respalden ERC y otros grupos políticos. «Yo he pasado bastantes horas hablando con el Gobierno de ese decreto», ha apuntado.

También ha explicado que, en el desarrollo del estado de alarma, gracias a sus enmiendas y sus negociaciones, «el camino» fue hacia la cogobernanza y a que la fase 3, así como el levantamiento del estado de alarma, quedara en manos de las comunidades autónomas.

«Nosotros hemos intentado influir para que el estado de alarma fuera lo menos dañino posible para el autogobierno, asegurando siempre una seguridad sanitaria. Ese es el equilibrio que hemos buscado en todo momento», ha destacado.

A su juicio, hay que ver también lo que queda de legislatura «porque se puede ver desde un extremo absolutamente positivo o desde un extremo absolutamente negativo». En este sentido, cree que «la piedra de toque de la legislatura es el próximo Presupuesto», ha añadido.

En todo caso, ha insistido en que el Ejecutivo de Pedro Sánchez «tienen que construir con aquellos partidos que apoyaron o facilitaron la investidura».

Además, ha apuntado que, si Ciudadanos quisiera «entrar en un juego político, habría que ver exactamente en qué términos» lo pretende. «Si es meramente presupuestario, igual no hay problema puntualmente. Si es algo más, evidentemente, los planteamientos de Cs chocan bastante directamente con los nuestros. No somos precisamente santos de su devoción y, por lo tanto, eso iba a dificultar bastante las cosas», ha subrayado.

En todo caso, ha considerado que es «adelantar demasiado decir que están cambiando las alianzas porque, en realidad, alianzas no hay ninguna». «Hay votos circunstanciales en los que el voto de Vox y Esquerra pueden confluir, en un momento determinado, en contra de una prórroga del estado de alarma, cuando aparentemente, en realidad, hay unas diferencias insalvables entre ambos», ha asegurado. En este sentido, ha explicado que también puede haber coincidencias en los votos a favor.

RELACIÓN PNV-GOBIERNO

Aitor Esteban ha recordado que el PNV tiene suscrito un acuerdo de investidura con el Gobierno, y su punto uno dice que «todas las iniciativas políticas y los acuerdos que quiera generar el Gobierno, primero, los tiene que tratar» con su partido. «Si cumplen su palabra, deberían hacerlo», ha manifestado.

Sobre el depósito de confianza que tienen los jeltzales en el Ejecutivo de Sánchez, ha apuntado que éste «tiene unos litros». «Pero estamos absolutamente ojo avizor», ha advertido.

Asimismo, ha subrayado que, «a pesar de que ha habido una situación de pandemia y una parálisis por el confinamiento, estos meses han sido de locura en el ámbito de lo político» porque, en cuanto a iniciativas, el Ejecutivo «estaba entrando en ámbitos» en los que nunca lo había hecho hasta ahora, «con la excusa» del coronavirus, y que eran objeto de «una tensión y una discusión permanente».

«Y vaya usted a saber qué iniciativas y qué movimientos nos esperan del Gobierno de aquí a las próximos meses. Desde luego, ojo avizor hay que estar siempre. Si nosotros pedimos que se nos comuniquen las cosas, se hable y se pacte con nosotros es, precisamente, porque se firmó un acuerdo de investidura, está por escrito y el punto 1 de ese acuerdo dice eso», ha indicado.

Esteban ha recordado que también Pedro Sánchez se refiere al PNV como «socio preferente». «Pues que se note», ha reclamado, para añadir que hablar de futuro «pasa todo por el Presupuesto», aunque ha apuntado que igual el Ejecutivo quiere seguir «en base a decretos leyes» y a «parchear» las Cuentas. «No sería muy serio», ha asegurado.

El diputado jeltzale considera que, a principios de julio, se producirá la votación del techo de gasto y, a principios de septiembre, se tendrá que presentar el Presupuesto.

EH BILDU

Tras asegurar que no considera a EH Bildu «un competidor» en Madrid a la hora de lograr cosas para Euskadi, ha precisado que «cada partido tiene «toda la legitimidad del mundo para negociar, hablar y llegar a acuerdos».

«Lo que tengo claro es cuál es la política que ha seguido siempre el PNV de construir en base a acuerdos, sabiendo cuál es nuestra fuerza e intentar aprovecharla en defensa del autogobierno vasco y, sobre todo, de una mejora de las condiciones de vida de la ciudadanía vasca. Esa es nuestra política. Si algunos quieren venir a ella, bienvenidos, pero les ha costado décadas y décadas, poniendo palos en las ruedas, y de mucho sufrimiento, por no añadir algo más, de cosas ya irreversibles», ha destacado.

El portavoz del Grupo Vasco ha negado la acusación de EH Bildu de que el PNV actúa por interés partidista, y ha recordado ha defendido el autogobierno o la gestión desde Euskadi y Navarra del Ingreso Mínimo Vital.

Además, ha manifestado que al acuerdo de EH Bildu con el PSOE y Unidas Podemos sobre la derogación de la reforma laboral se le dio mucha repercusión, «sobre todo la derecha porque le convenía», pero ha precisado que no está firmado por el Gobierno, «no es nada concreto», y se trata de un pacto entre tres formaciones que no tienen mayoría para sacarlo adelante.

«Luego, además, viene el PSOE y lo recorta, y lo reduce a tres asuntos que ya teníamos pactados unos cuantos partidos desde la legislatura anterior», ha señalado.

En todo caso, ha asegurado que su partido está a favor de una reforma laboral para «adecuarla al siglo XXI, porque una legislación del siglo XX está sirviendo para determinadas circunstancias de explotación que, cuando las formas de trabajo han cambiado, la ley no está adaptada a ese entorno».

«Claro que se tiene que hacer, pero no hablar de reforma laboral en blanco, porque no se puede dejar una laguna jurídica», ha remarcado, para preguntarse si el suscrito con EH Bildu era «realmente un acuerdo o un paripé».

Tras insistir en que hay que abordar una revisión de la refoma laboral, ha recordado que ni la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (Unidas Podemos) «se lo plantea en los términos de una laguna jurídica, todo en blanco, y es partidaria de ir troceando esa reforma». Por ello, cree que ese pacto fue «sorprendente».

«Me sorprende la dinámica de americanización en la que se está entrando: todo se recurre. Da la sensación que lo que no se puede conseguir en el Parlamento se quiere lograr por en los tribunales pero eso puede embarrar bastante el clima político».