Facebook

Montero pide «reflexión» a la oposición en un último intento de salvar el decreto sobre remanentes municipales

La ministra dice que si decae supondrá un «grave contratiempo» para los ayuntamientos y que el Gobierno «no necesita» su dinero

. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha llamado este jueves a la «reflexión» a los grupos de la oposición en lo que ha sido un último intento para intentar salvar el decreto sobre los remanentes de los ayuntamientos que este jueves se somete a su debate de convalidación en el Pleno del Congreso.

Durante su intervención en la tribuna, Montero ha asumido que hay «bastantes probabilidades» de que el decreto decaiga, ya que en principio sólo va a contar con los votos a favor de los dos grupos que conforman el Ejecutivo de coalición.

Hacienda ha alcanzado un acuerdo ‘in extremis’ con Unidas Podemos pero no ha logrado convencer al resto de la oposición, que unirá fuerzas para tumbar el decreto aprobado el pasado mes agosto en virtud del acuerdo aprobado en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Montero ha subrayado que el Gobierno y el PSOE han negociado «hasta la saciedad» y han ofrecido tramitar el decreto como proyecto de ley para incorporar propuestas de los grupos. También ha apelado a la «reflexión» de la oposición remarcando que «nada justifica» que el texto no se convalide porque «todas las medidas que contiene son beneficiosas para los ayuntamientos».

«La pregunta es: ¿Qué es lo que piensan que tendría que hacerse en el marco de la ley para poder solucionar el problema de los remanentes?», ha inquirido Montero, quejándose de que ningún grupo de la oposición haya puesto sobre la mesa ninguna alternativa que respete los límites constitucionales.

GRAVE CONTRATIEMPO

Además, ha advertido de que el hecho de que el decreto decaiga supondría «un grave contratiempo» para los entes locales, que no podrán utilizar recursos adicionales para defender los intereses de los ciudadanos.

La ministra ha insistido en que «esta no es una legislatura ni un contexto económico normal», sino que «requiere compromisos políticos extraordinarios» y ha hecho también hincapié en que el Gobierno no ha «escondido la cabeza debajo de la mesa como un avestruz», sino que ha hecho un esfuerzo, junto con la FEMP, para impulsar una propuesta «viable» dados los límites que fijan la Ley de Estabilidad Presupuestaria y el artículo 135 de la Constitución.

Además, ha cargado contra quienes han cuestionado la legitimidad del acuerdo alcanzado en el seno de la FEMP, que salió adelante gracias al voto de calidad su presidente y alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero.

Así, ha denunciado que poner en tela de juicio su capacidad de interlocución es tanto como cuestionar la democracia municipal y ha criticado que se hayan pretendido establecer «plataformas paralelas» a la propia FEMP, en referencia al manifiesto de los ‘alcaldes rebeldes’.

En este contexto, ha pedido que no se utilice este asunto para «la confrontación y el frentismo» y que no se use a los ayuntamientos «como ariete» para hacer oposicion al Gobierno.

MECANISMO VOLUNTARIO

Montero ha incidido en que el mecanismo previsto en el decreto es «absolutamente voluntario», ha recordado que la Constitución impide a los entes locales incurrir en déficit y ha criticado que ahora el PP, que pactó aquella reforma constitucional, parezca entrar en contra de la misma.

«El Gobierno no necesita en ningún caso el dinero de los ayuntamientos», ha proclamado la titular de Hacienda, provocando protestas en la bancada del PP, al que ha recriminado que se refiera a este mecanismo como «hurto, confiscación o atraco» por parte del Gobierno a los ayuntamientos, palabras que ha utilizado para aludir veladamente a los casos de corrupción que afectan a los ‘populares’.