Facebook

Casado niega bloqueo de la renovación del CGPJ y dice que la actual ley permite acuerdos para su despolitización

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, niega que exista un bloqueo en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y ha remarcado que la actual legislación, que fue pactada por los dos grandes partidos en 2001, permite llegar a acuerdos entre PSOE y PP para garantizar la despolitización de la Justicia.

En rueda de prensa desde la sede de Génova, Casado ha presentado la propuesta del PP para reformar el sistema de elección del CGPJ, que intenta volver al modelo de 1980 derogado por el Gobierno de Felipe González y que excluye a las Cortes de la elección de los 12 vocales del cupo de jueces y magistrados.

Segun ha dicho, se trata de cumplir «el compromiso constitucional» para que «los jueces elijan a los jueces». Es el mismo objetivo del programa electoral del PP de 2011 que Mariano Rajoy no llegó a aplicar y en esa misma línea va la reforma que hace unos días también registró Vox.

Casado presume de la «coherencia» del PP, pero admite que esa reforma no podría aplicarse para el actual proceso de renovación del Consejo, que se inició hace dos años, incluso antes de que él tomara las riendas del PP.

Por eso, cree que, con el actual marco legal de 2001, se pueden llegar a «acuerdos políticos» para despolitizar la actual renovación de vocales del CGPJ «sin tener que esperar un año». En concreto, ha apuntado por ejemplo dotar de «transparencia» la selección de los 12 vocales avalados por la carrera judicial y descartando perfiles políticos en los ocho juristas que proponen los grupos.

Eso sí, una negociación de la que el PP insiste en excluir a Podemos porque considera que la renovación del Poder Judicial exige tres quintos de respaldo parlamentario y ello implica a los dos grandes (PP y PSOE), no a los demás, y menos a un partido como la formación morada que, según Casado, «está imputado» y quiere pactar con independentistas y con los «heredero» de ETA.

A su juicio, en estos meses ha habido «puntos de acuerdo» con el PSOE y por eso dice no entender «por qué ahora Podemos ha doblado su apuesta para estar en la negociación».