Facebook

Bankia buscará que la salida de trabajadores sea voluntaria «en la medida de lo posible» y con criterios de meritocracia

Los sindicatos exigen que la fusión con Caixabank se haga con «equilibrio» entre la empresa viable y las condiciones laborales.

El presidente de Bankia, José Ignacio Giorigolzarri, ha asegurado este martes que «todavía no está dimensionado el proceso de reestructuración» que se llevará a cabo tras el cierre de la fusión con CaixaBank pero tratará de que, «en la medida de lo posible», la mayoría de las salidas de trabajadores sea voluntaria y «se basará estrictamente en criterios de meritocracia».

Así lo ha manifestado durante la Junta General Extraordinaria de Accionistas de Bankia, que se ha celebrado este martes en el Palacio de Congresos de València, en respuesta a los representantes sindicales que han intervenido para reclamar «equilibrio» entre hacer de la nueva entidad resultante una empresa viable y las condiciones laborales de los trabajadores.

Desde los sindicatos se ha expresado la «incertidumbre» que vive la plantilla de Bankia ante la futura absorción de esta entidad por Caixabank. Por este motivo, UGT se han abstenido en la votación hasta conocer el alcance de la reestructuración, mientras otros sindicatos como SESFI, UOB o CGT han expresado su rechazo a la fusión y han votado en contra.

En representación del sindicato independiente ASIP, José Coch ha tomado la palabra para reclamar un «equilibrio» entre la necesidad de hacer la empresa viable y garantizar unas buenas condiciones laborales para la plantilla. En la misma línea, desde SATE, José Antonio Muñoz ha advertido al Consejo de Bankia que «tienen el deber moral de proteger a los suyos» y ha pedido que la salida de empleados sea voluntaria y teniendo en cuenta la edad.

Desde la UOB, Juan Reynes ha mostrado su «disconformidad» con la fusión y ha argumentado que en lugar de sinergias, lo que conllevará es «el cierre de sucursales, menos servicio a la ciudadanía y el despido de miles de trabajadores».

En la misma línea, el representante sindical de CGT, Juan Vicente Calderón se ha manifestado «absolutamente en contra» de la absorción de Bankia por CaixaBank, un proceso que considera «profundamente antisocial». Y ha lamentado que «un Gobierno progresista renuncie a la posibilidad de una banca pública».

También desde el Sindicato de Empleados del Sector Financiero (SESFI), Alberto Martín ha criticado que habrá empleados que «queden por el camino», por lo que ha votado en contra de la fusión. Y ha lanzado un aviso: «No toleraremos medidas traumáticas».

Desde su punto de vista la fusión traerá consigo una «presión brutal» sobre la plantilla para conseguir objetivos y con ello «estrés, frustración y amargura», a lo que se suma la incertidumbre por la posibilidad de sufrir movilidad geográfica. Pero «solo somos daños colaterales», ha sentenciado.

Por su parte la Asociación de Profesionales de Bankia (ACB) ha reclamado un «reconocimiento explícito» a los profesionales que de la entidad bancaria que han luchado todos estos años con «compromiso y sacrificio» y ha pedido que se «vele por la integración plena de los trabajadores» en la futura entidad.

Por su parte, Daniel Esteban (UGT) ha explicado que el sindicato se abstiene en la votación porque no hay datos de cómo afectará a la plantilla y ha advertido que el reto ahora es «minimizar la destrucción de empleo».