19.1 C
Madrid
sábado, 25 junio 2022

Podemos critica a Borrell, que la UE envíe armas y que se aliente el fervor belicista

MÁS INFORMACIÓN

IU reprocha que la UE actúe como «apéndice de la OTAN» y proclama tras el viaje de Sánchez: «200 toneladas de armas, cero diplomacia».

La secretaria del área internacional de Podemos, Idioia Villanueva, ha advertido de que la única estrategia de la Unión Europea (UE) ante la guerra de Ucrania no puede ser el «envío de armas» y «alentar el fervor belicista» y ha criticado al jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrel, por decir que la guerra se «gana en el campo de batalla».

Mientras, su homólogo en IU, Jon Rodríguez, ha censurado que la estrategia comunitaria sea ahora una «UE de la guerra» para hacer «seguidismo» de Estados Unidos y un «apéndice la OTAN» sin cuestionar los efectos que esto pueda tener.

«Más armamento, 200 toneladas en nuestro caso, cero diplomacia», ha proclamado durante su intervención en la conferencia europea por la paz, organizada por Podemos este viernes, y en referencia al anuncio que hizo ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su visita a Kiev, la capital ucraniana.

El evento ha contado con la intervención de la ministra y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, y ha congregado el apoyo de formaciones como ERC, Bildu y BNG, así como el respaldo de fuerzas de izquierda del ámbito europeo.

El foro ha contado con las intervenciones del exlíder del Partido Laborista británico Jeremy Corbyn; la coordinadora nacional del Bloco portugués, Catarina Martins; el exminitro griego Georgios Katrougalos (Syriza), el senador irlandés Paul Gavan (Sinn Fein), el exalcalde de Nápoles Luigi De Magistris (DEMA), el eurodiputado belga Marc Botenga (PTB), Oliver Schröder (Die Linke), el diputado italiano Nicola Fratoianni, presidente honorario del HDP turco Ertugrul Kürkçü y coordinador general de la Internacional Progresista, David Adler.

Al cierre del evento, Villanueva ha tomado la palabra para denunciar la «barbarie» provocada por este conflicto que genera «profundo dolor» ante la invasión «ilegal» del presidente ruso, Vladimir Putin, con un coste de miles de vidas, 10 millones de desplazados, la destrucción de infraestructuras esenciales en Ucrania y el alza de los precios de la alimentación y la energía a nivel mundial.

CENSURA LAS PALABRAS DE BORRELL

Eso sí, la también eurodiputada ha alertado de los giros en el campo geoestratégico en el ámbito de la UE, que ha pasado de «depender del gas ruso» a hacerlo del de Estados Unidos, con el compromiso de aumento de gasto militar, cuando la prioridad es conseguir un alto al fuego inmediato y priorizar la diplomacia con el objetivo de forjar un acuerdo de paz «duradera y estable».

Por tanto, ha lamentado que Borrel, jefe de la diplomacia comunitaria, afirme que esta guerra se «gana en el campo de batalla», algo «inaceptable» en función de su cargo y máxime cuando está claro «quienes son lo que pierden con las guerras», en referencia a la población civil.

En consecuencia, Villanueva ha exhortado a proteger «todo rescoldo» posible para la negociación y alzar la voz para un futuro de paz en Europa, mediante la construcción de un movimiento europeo compuesto por todas las fuerzas transformadoras.

LA UE NO PUEDE HACER «SEGUIDISMO» DE ESTADOS UNIDOS

Mientras, el dirigente de IU ha lamentado el «clima bélico» que recurre muchos países comunitarios, donde se «criminaliza» las opiniones en defensa de la paz. A continuación, ha comentado que le parece «difícil de imaginar» el envío de 200 toneladas de armamento a Ucrania, como expresó ayer Sánchez y que no difiere de la estrategia adoptada por el resto de mandatarios comunitarios.

Por tanto, ha reprochado que la UE y en el ámbito internacional no se estén dando pasos en pro de la negociación y, en lugar de tener una estrategia propia de seguridad, se ponga en marcha un «proceso de militarización» a nivel comunitario, que implica «seguidismo» a Estados Unidos y la Alianza Atlántica.

El diputado en el Congreso y miembro de En Comú Podem, Gerardo Pisarello, ha defendido la movilización «antimilitarista» como la herramienta «más poderosa» para conquistar derechos y democracia, por lo que no pueden permitir que sea «estigmatizada».

Además de expresar su solidaridad con Ucrania por esta invasión «criminal», pero también los efectos de otros conflictos menos visibilizados, como el que padecen a su juicio Palestina, Siria o el pueblo sahararui.

Por su parte, su compañero en la Cámara Baja y coordinador de Alianza Verde, Juantxo López Uralde, ha alertado de que el conflicto de Ucrania supone la «mayor amenaza de guerra nuclear» y censura que haya quienes defienden que este tipo de energía sea «limpia», cuando todos «contienen el aliento» para que no caiga ninguna bomba en las centrales del país invadido.

Mientras, la representante de ERC ha defendido que la guerra se pueda utilizar como excusa para «anular principios democráticos», ha denunciado a los que alimentan el «ultranacionalismo» y la «apología del fascismo», además de rechazar que la única respuesta sea «aumentar el gasto militar y el rearme», cuando la «cultura de la paz» siempre tiene que estar por encima.

CORBYN CONDENA LA INVASION RUSA

En el plano internacional, el coordinador general de la Internacional Progresista ha advertido de que esta guerra ya es «mundial» a nivel estructural, por las consecuencias sociales y económicas, además de cargar contra la «presión» que ejerce Estados Unidos para enviar armas al conflicto.

De esta forma, Adler ha censurado a quienes conciben la paz como «sinónimo» de «rendición o traición», cuando para millones de personas implica una «necesidad para sobrevivir».

Mientras, Corbyn ha calificado de «abominable» esta guerra y ha exigido que Rusia sea condenada por esta «invasión» y los «asesinatos» cometidos, pero también ha emplazado a aprovechar toda oportunidad de lograr la paz y apoya que el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, haya solicitado una reunión urgente a Putin y el presidente Ucraniano, Volodimir Zenlensky, para reunirse de cara a un alto al fuego.

«Durante los últimos 30 años en el parlamento británico he votado en contra de las guerras», ha proclamado el exlíder del partido laborista británico.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora