9.6 C
Madrid
viernes, 9 diciembre 2022

Satisfacción en UP ante el decreto anticrisis que incluye el grueso de sus demandas tras una negociación in extremis

MÁS INFORMACIÓN

El compromiso de un nuevo impuesto a las eléctricas, el cheque ayuda a personas con menos ingresos y la rebaja del transporte eran claves.

Unidas Podemos muestra su satisfacción al lograr que una parte importante de sus reivindicaciones se incluyan en el nuevo decreto anticrisis, tras una negociación con el PSOE cerrada ‘in extremis’ y donde los tiempos se han llevado al límite.

De esta forma, el socio minoritario de la coalición aprecia un decreto más ambicioso que el articulado a finales de marzo y ve plasmado varios de sus planteamientos, como alargar el grueso de las medidas a finales de año, en lugar de una prórroga trimestral, con mejoras como la reducción del transporte público, un cheque ayuda a las personas con menos ingresos y, sobre todo, destacan fuentes del espacio, el compromiso de aplicar un impuesto extraordinario a las eléctricas.

Los principales líderes del espacio han destacado las mejoras introducidas en el decreto, aprobado este sábado en el Consejo de Ministros tras una prolongada negociación durante una semana entre las dos ramas de la coalición, que se ha cerrado esta misma mañana.

Por ejemplo, la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz ha defendido que el decreto es una «herramienta sólida» para frenar la subida de los precios, ejemplifica que el Gobierno de coalición está «determinado a seguir al lado» de la gente y garantiza que continuará trabajando con el presidente, Pedro Sánchez, para ampliar la protección de la ciudadanía.

A su vez, la titular de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ha señalado que las mejoras conseguidas revelan la capacidad del Ejecutivo para proteger a las clases populares cuando PSOE y su espacio trabajan «codo a codo». Además, ha proclamado que con «más Gobierno y más coalición» serán «más fuertes» para continuar impulsando mejoras sociales.

También el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha reivindicado su papel de para potenciar el decreto, dado que sin su presencia no estarían las principales medidas del decreto.

«¿Nos habría gustado bajar el abono transporte a 10€? Sí. ¿Nosotros habríamos aprobado un cheque de 300€ y no de 200€? Sí. ¿Querríamos que el impuesto a las eléctricas empezara ya? Sí. Pero, sin nuestra presión, no habría ni bajada en el abono, ni cheque ayuda, ni impuesto», ha reivindicado en redes.

Por otro lado, el secretario de Estado para la Agenda 2030 y líder del PCE, Enrique Santiago, ha señalado que su espacio ha conseguido «importantísimas medidas», que es para lo que están en el Gobierno con la importantísima ayuda de 200 euros todos los meses para personas con ingresos de hasta 14.000 euros, o el futuro impuesto a los beneficios de las eléctricas. «Esa es nuestra tarea en el Gobierno de España», ha explicado el también dirigente de IU.

CHEQUE DE 200€ HA CENTRADO GRAN PARTE DE LA NEGOCIACIÓN

Uno de las cuestiones que más ha prolongado la negociación es el diseño del cheque ayuda, una medida demandada por el espacio confederal, que se ha volcado para conseguir incluirla entre las medidas anticrisis y que finalmente se queda en una cuantía de 200 euros para trabajadores y autónomos con menos ingresos.

La formación morada llegó a plantear en marzo una cantidad de 300 euros para unidades familiares con hasta 70.000 euros de ingresos anuales, lo que permitiría llegar a 19 millones de personas bajo el prisma de que, con dicha ayuda, se conseguiría evitar que hubiera personas que, ante la subida de precios, entrara en el umbral de riesgo de pobreza.

No obstante, aunque la cuantía es menor y no alcanza ese planteamiento inicial, la sensación en Unidas Podemos es positiva y propicia que el Ejecutivo amplíe, con este cheque, el escudo social y el compendio de medidas introducidas.

También ve plasmada una rebaja del transporte público en línea con la reducción del 50% en el abono mensual en los medios estatales, mientras que en el caso de las comunidades y ayuntamientos se deja en un 30%, dejando a estas administraciones la opción de llegar a la mitad de bajada si así lo consideran.

Pero sobre todo el espacio confederal consigue un compromiso en una de sus principales demandas como es el compromiso de desplegar un impuesto extraordinario a las eléctricas, algo que lleva demandando meses y que llegó a plantear en una proposición no de ley sobre la reforma fiscal en febrero, que entonces fue rechazada por el PSOE.

La propia Díaz manifestó que este impuesto debía desplegarse de inmediato y especificó que su planteamiento era favorable a un recargo del 10% en el impuesto de sociedades para estas compañías, sobre todo ante el incremento elevado de sus beneficios caídos del cielo.

De esta forma, desde el socio minoritario recalcan que es razonable que el ámbito de aplicación sea en 2023 a tenor de los plazos parlamentarios que comprenden al menos cinco meses para los proyectos legislativos. No obstante, especifican que su intención es que ese inicio de los trabajos parlamentarios se realice cuanto antes, algo que ha quedado acordado con el socio mayoritario.

También aprecia la subida del 15% de las pensiones no contributivas, algo demandado por Belarra en el documento de propuestas que remitió dentro del Gobierno, y aumentar el periodo de aplicación de la subida del Ingreso Mínimo Vital y la limitación de la subida del alquiler al 2%.

REARMAR EL BLOQUE DE INVESTIDURA

Dentro del socio mayoritario confiaban en que el PSOE reaccionara tras el claro descenso de la izquierda en las elecciones andaluzas y durante esta semana vieron señales de optimismo de poder alcanzar un decreto «ambicioso y valiente».

En este punto, ven que las medidas y el gasto social aprobado también servirá para rearmar la mayoría del bloque de investidura, que se vio resentida sobre todo en el caso de ERC durante los últimos meses.

Y es que el planteamiento durante esta legislatura de Unidas Podemos es que esa alianza con los grupos progresistas y plurinacionales es la que otorga estabilidad al Ejecutivo para sacar su programa en lo que resta de legislatura, así como achicar desde la acción del Ejecutivo el avance de PP y Vox en este tramo final de mandato.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora