9.2 C
Madrid
viernes, 9 diciembre 2022

Gamarra avisa de que indultar a Griñán sería «el colmo del abuso de poder» y ve a Montero «inhabilitada» como ministra

MÁS INFORMACIÓN

Vincula las «prisas» para renovar el TC con los posibles recursos de los condenados y dice que Sánchez no tiene «límite moral ni ético».

La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, considera que conceder el indulto al expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán, condenado por el caso de los ERE, sería «el colmo del abuso de poder» por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien, a su juicio, «no tiene ningún tipo de límite moral ni ético» en su actuación política. Además, cree que María Jesús Montero, que fue consejera andaluza, está «inhabilitada» para seguir en el Ejecutivo.

Así lo asegura en una entrevista concedida a Europa Press, en la que también vincula las «prisas» del Ejecutivo por renovar el Tribunal Constitucional con el recurso que se da por hecho que presentará Griñán una vez que el Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia que, entre otras penas, fija para él seis años de prisión.

Al comentario del presidente del Gobierno de que, en este caso están pagando «justos por pecadores», la dirigente ‘popular’ replica que «han pagado los justos contribuyentes andaluces con más de 670 millones de euros a quienes han sido condenados». «Lo que no es entendible es que un presidente del Gobierno ponga en cuestión la acción de la Justicia ¡Es lo que nos faltaba por ver!», denuncia, afeando a Sánchez actúe así en lugar de «asumir responsabilidades».

LOS JUSTOS CONTRIBUYENTES ANDALUCES

«Estamos hablando de dos expresidentes del PSOE y también de dos presidentes de la Junta, de consejeros y altos cargos que han sido condenados porque mas de 670 millones de euros de los justos contribuyentes andaluces fueron a otros bolsillos que no eran para lo que estaban destinados», remarca.

Gamarra no descarta que el objetivo de esas palabras de Sánchez, que también han repetido otros dirigentes socialistas, pretendan allanar el camino para la concesión del indulto. «Pudiera ser, pero sería ya el colmo del abuso del poder», avisa.

Además, recuerda el papel de la actual ministra de Hacienda como consejera en los gobiernos de Griñán y del también condenado Manuel Chaves, durante los que «se robaron 670 millones porque se malversaron». A su juicio, Montero «ha sido nombrada vicesecretaria general del PSOE antes de la sentencia porque hubiera sido impensable que hubiera podido serlo después» de que el Supremo confirmara la sentencia de los ERE.

«Evidentemente ella formó parte de esos gobiernos autonómicos y quienes estuvieron en aquellos gobiernos, más allá de que no hayan tenido responsabilidades desde el punto de vista penal, desde el punto de vista político, están inhabilitados para formar parte de gobiernos en este momento», asevera Gamarra.

CON SÁNCHEZ, NADA ES POR CASUALIDAD

Por otra parte, la también portavoz del Grupo Popular en el Congreso sospecha que las «prisas» del Gobierno por renovar el Tribunal Constitucional están relacionadas con el hecho de que este órgano previsiblemente tendrá que pronunciarse sobre el recurso que planea la defensa de Griñán. «Cuando hablamos de Pedro Sánchez nada pasa por casualidad, el tiempo nos va mostrando el por qué de las cosas», desliza.

Así, echa en cara al presidente que sólo le importe nombrar nuevos magistrados para TC pero no «las vacantes en el Supremo, en la Audiencia Nacional, los tribunales superiores de justicia o las audiencias provinciales, que afectan al día a día de miles de españoles con causas pendientes».

«Sólo le importa que se cubran las vacantes de TC y, evidentemente, cuando ves lo que va a tener que resolver el TC en breve te das cuenta de que no es por casualidad», asegura Gamarra, para quien, detrás de «las prisas que tiene ahora el presidente del Gobierno» puede estar que «quien vea el recurso ante el TC que afecta a Chaves y Griñán hayan sido nombrados por él».

Y es que, según la ‘número dos’ del PP, Sánchez se guía «siempre por un interés político» y no duda en «utilizar todas las instituciones» para lograr su objetivos. Preguntada si los ‘populares’ temen ‘juego sucio’ por parte del presidente del Gobierno y por eso su líder, Alberto Núñez Feijóo, sostiene que puede utilizar todo los resortes del Estado para frenar un cambio de ciclo político, Gamarra responde que «las frases de Pedro Sánchez siempre demuestran su intención».

En este punto, menciona el ‘vamos a por todas’ que el socialista ha pronunciado en varias ocasiones en las últimas semanas. Desde su punto de vista, se trata de «toda una declaración de intenciones» de lo que el presidente «está dispuesto a hacer por permanecer en el poder». Además, abunda, «están los precedentes de todo lo que ya ha sido capaz de hacer» hasta ahora, como la utilización «de todas las instituciones del Estado al servicio del Gobierno y al suyo propio».

«Lo ha hecho con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS); con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), cesando a su directora; lo hace cuestionando al Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que llevó a la dimisión de su director; ha buscado el control de todos los órganos en los que puede actuar como la Fiscalía General del Estado», enumera Gamarra.

Todo ello, argumenta, acredita que Sánchez «está dispuesto a todo aquello que sea necesario y tenga a su alcance con tal de utilizar los instrumentos del Estado en beneficio del Gobierno», obviando que «el Estado trasciende a la figura del presidente del Gobierno».

SE PUEDE ESPERAR CUALQUIER COSA

«Por tanto –alerta– podemos esperarnos absolutamente todo, vemos que no tiene ningún tipo de línea ni de límite moral ni ético en política y quien ha sido capaz de convertir en sus socios preferentes a Bildu y ERC no tendrá ningún tipo de inconveniente en llevar a cabo cualquier medida que pueda utilizar a su alcance».

Por eso tampoco duda de que Sánchez fijará las elecciones generales «cuando más convenga, aunque sea malo para los españoles». «La agenda de Sánchez es la de su propia supervivencia», afirma Gamarra, quien cree que el «divorcio» entre el presidente y la sociedad es total «por la desafección y la ausencia de empatía» que, dice, muestra cuando «minimiza y obvia» los «problemas que realmente tienen los españoles».

A su juicio, «en lugar de asumir responsabilidades y plantar soluciones», Sánchez «desvía responsabilidades a terceros» y, encima, «busca el constante enfrentamiento entre españoles» en vez de «buscar la concordia» con medidas e «imposiciones ideológicas que abandonan la centralidad y se van a los extremos».

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora