7.9 C
Madrid
domingo, 25 febrero 2024
Array

Incendio de Bejís entra en horas «críticas», aunque sin llama, y se levanta el cierre perimetral de Alcublas

MÁS INFORMACIÓN

La previsión de vientos «erráticos» y de ascenso de temperaturas pone en alerta a los bomberos porque todavía hay «muchos puntos calientes».

La evolución del incendio forestal declarado en Bejís (Castellón) sigue siendo «favorable» y ya no tiene llama en ningún punto, aunque entra esta tarde en una fase «crítica» ante la previsión de vientos «erráticos», que podrán alcanzar los 40 km/h, el aumento de temperaturas y el descenso de la humedad por debajo del 30 por ciento.

Así lo ha explicado la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, desde el puesto de mando avanzado, en Jérica, donde ha anunciado que, debido a la positiva evolución de la situación del fuego, los mandos del incendio han decidido levantar el cierre perimetral del municipio de Alcublas, pero el resto de municipios –excepto Bejís y Torás– permanecerán evacuados por el momento y hasta nuevo aviso.

Este viernes se acordó el desconfinamiento parcial de Alcublas mediante un cierre perimetral del término municipal, con el objetivo de dejar libres las carreteras para que circulen los medios de extinción y así evitar peligros como caídas de ramas o incursión en zonas peligrosas. Su población fue confinada el jueves por el avance del incendio en el sur, que obligó a cortar el acceso al santuario de la Cueva Santa.

A primera hora de la tarde de este sábado el terreno afectado por el incendio –cuyo perímetro se sitúa en 140 kilómetros y las hectáreas alcanzadas en 18.990– sigue teniendo «muchos puntos calientes», hecho que genera un «gran riesgo» para las próximas horas, que serán «críticas» fundamentalmente por dos razones: las altas temperaturas previstas entre las 17.00 y las 21.00 horas y los vientos «erráticos» de entre 40 y 50 km/h.

Sin embargo, el incendio ya no tiene llama, pero «siguen habiendo puntos muy calientes», por lo que Bravo ha pedido «no bajar la guardia». No obstante, se espera que a partir de la noche descienda la intensidad de los vientos y aumente la humedad. «Pero ahora entramos en un marco temporal complicado y de importante riesgo», ha remarcado la consellera.

SE LEVANTA EL CIERRE PERIMETRAL DE ALCUBLAS

Por todo ello, la dirección del incendio ha decidido levantar «únicamente» el cierre perimetral de Alcublas, de forma que se mantienen «las mismas medidas de evacuación y confinamiento en el resto de poblaciones».

En este punto, la titular de Justicia ha admitido que aunque «había previsión de levantar la situación de evacuación de poblaciones de Teresa o Sacañet, los técnicos han informado de que ahora mismo hay mucho riesgo». En especial en el primero de estos municipios, en cuyo perímetro «sigue habiendo bastante combustible y puntos muy calientes». Y el viento errático «podría reactivar algún foco y vernos obligados a sacar rápidamente a la población.

«En este momento no es conveniente, sigue habiendo riesgo en las próximas siete horas», ha insistido Gabriela Bravo, que ha indicado que esta próxima noche se celebrará una nueva reunión y también el domingo por la mañana a primera hora para valorar la situación. «Y en función de la evolución del incendio se adoptará la decisión de levantar las medidas de confinamiento», ha indicado la consellera.

La previsión para la tarde de este sábado es que permanezcan trabajando un total de 23 medios aéreos y la misma cantidad de terrestres. En el primer caso, pese a que ya no hay llama, se centrarán en repasar «constantemente» el perímetro y vigilar en las próximas horas «crítica» que no se produzca ninguna reproducción, y en el caso de que surja alguna, actuar de forma «rápida y eficaz».

«CIRUGÍA MUY FINA»

Preguntada por si es seguro quedarse en los municipios a los que se ha autorizado el regreso de los vecinos ante la próxima situación «crítica», Bravo ha señalado que «por supuesto» que es seguro y ha garantizado que «nunca» se hubiera adoptado una decisión de ese nivel «si hubiera un riesgo».

En este sentido, la consellera ha afirmado que se está realizando un trabajo de «cirugía muy fina» y se ha mostrado consciente de «la desesperación de la gente y los alcaldes, que están sufriendo la presión –de los vecinos– porque quieren estar en su casa».

«Han estado sufriendo pero cada decisión se adopta analizando la situación climatológica y el perímetro que rodea a cada población. Si es muy sensible el riesgo podríamos tener un grave peligro. Lo que más nos preocupa es la vida de las personas», ha expresado.

«COMPORTAMIENTO EN BENEFICIO DE TODOS»

La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública ha hecho un llamamiento a la prudencia y a que no se acceda a zonas prohibidas. De hecho, para evitar este tipo de situaciones, ha apuntado que la Guardia Civil establecerá las zonas por las que no se pueda pasar.

Así, ha pedido a la ciudadanía de estas zonas adoptar un comportamiento «riguroso, responsable y cívico» que «redunda en beneficio de todos», y el cumplimiento de las medidas. «Si las personas pasan a las zonas afectadas pueden sufrir graves riesgos», ha avisado.

Finalmente, ha agradecido a los profesionales que llevan trabajando cerca de una semana en la extinción del incendio su «gran esfuerzo, solidaridad y entrega». También a todos los medios desplazados desde otras comunidades autónomas.

MÁS INFORMACIÓN

- Publicidad -
- Publicidad -

Última hora