Facebook

Pablo Iglesias reta a ir a los tribunales a quien vea ilegalidad en la financiación de Podemos

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha emplazado este martes a quien vea ilegalidad en la financiación del partido, a acudir a los tribunales y no tanto a la prensa, en referencia al diputado venezolano Julio Montoya, quien defiende que el Gobierno de Nicolás Maduro financió a la formación a través de la fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales).

En declaraciones a los medios tras mantener un encuentro con el informático Hervé Falciani, Iglesias ha declarado que quien tenga pruebas de que se ha cometido un delito, lo ponga en manos de la Justicia, y acto seguido ha recordado que el último en hacerlo fue el sindicato Manos Limpias, el cual «recibió un correctivo muy claro» por parte de la Fiscalía del Tribunal Supremo, que no abrió proceso contra su persona al entender que no había delito.

Así las cosas, el líder de Podemos ha recalcado que el encuentro con Falciani, quién entregó a las autoridades francesas la lista de miles de personas que estaban evadiendo impuestos con cuentas en la rama suiza del banco HSBC, se ha centrado en la puesta en marcha de medidas concretas contra la corrupción.

«SERVICIO DE INTELIGENCIA FINANCIERA»

A este respecto, ha anunciado que tienen previsto incluir en el programa electoral de la formación ‘morada’ la creación de un servicio de inteligencia financiera, dependiente del Ejecutivo y que tenga, como objetivo prioritario, la defensa de los ciudadanos y la protección adecuada a los que informen de presuntos fraudes fiscales.

Este servicio contaría, según ha explicado Iglesias, con dispositivos que les permitan «conocer el origen e itinerarios del fraude y proteger como es debido a los informantes». «Hacer esto es hacer lo contrario a lo que ha hecho el Gobierno español. Hemos estado hablando de cifras y de nombres; sabemos quienes son y dónde está el dinero. El Gobierno español debería dejar de proteger a los defraudadores y defender la soberanía», ha apostillado.

Así, ha precisado que hay que tener «tolerancia cero» con los evasores fiscales, cuya persecución debería formar parte de los dispositivos de defensa de la soberanía de un país. «Que haya evasores en nuestro país significa que hay camas en pasillos de hospitales, que hay recortes en educación y que buena parte de los ciudadanos ven mermados sus derechos», ha espetado.

A renglón seguido, el líder de Podemos ha explicado que la propia Comisión Europea reconoce que en España las cifras de evasión fiscal rondarían entre los 60.000 y los 80.000 millones de euros, de ahí que ha considerado «absolutamente fundamental» trabajar en la creación de dicho servicio de inteligencia financiera.