Facebook

El Gobierno, preparado para decretar hoy el estado de alarma, a la espera de que venza el ultimátum y Ayuso decida

Sánchez mantiene su acto en Barcelona junto al Rey y deja a Calvo a cargo del Consejo extraordinario para volver a confinar Madrid.

El Gobierno tiene preparado su plan para decretar el estado de alarma en un Consejo de Ministros extraordinario que daría comienzo a las 12.00 horas con el objetivo de restablecer en la Comunidad de Madrid las restricciones que fueron tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), a la espera de que venza el plazo que le han dado a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, para que decida si prefiere ser ella la que recupere esas medidas o solicite el estado de alarma, según informaron a Europa Press fuentes gubernamentales.

Pasadas las 10.25 horas de este viernes Ayuso seguía reunida, desde primera hora de la mañana, con su vicepresidente, Ignacio Aguado, y con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, trabajando en la alternativa que presentarán al Gobierno central, según han informado a Europa Press fuentes regionales y municipales.

En el caso de que finalmente Ayuso no llegue a un acuerdo con el Gobierno, será la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, la que presida ese Consejo Extraordinario a las 12.00 horas para declarar el estado de alarma, ya que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido mantener su visita a Barcelona fijada para este viernes por la mañana para participar junto al Rey Felipe VI, en la entrega de premios de la Barcelona New Economy Week (BNEW).

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, telefoneó este jueves a Ayuso, a su regreso de su viaje a Argelia, para trasladarle que, tras decaer por decisión judicial las medidas dictadas por el Ministerio de Sanidad a través de una orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE), no cabía otro escenario que volver a aprobarlas con un nueva «cobertura jurídica».

Para ello, planteó a Ayuso tres posibilidades y, tras solicitar la presidenta madrileña «un poco de tiempo», según las fuentes consultadas, Sánchez le dio de plazo hasta la mañana de este viernes, en principio, hasta las 12.00 horas, para que decidiera si quería ser ella la que tomara la iniciativa, mediante un acuerdo con el Gobierno. En el caso de que la presidenta se niegue, será el Ejecutivo el que decrete el estado de alarma.

LAS MISMAS RESTRICCIONES QUE HAN SIDO TUMBADAS

Esos sí, el Gobierno ha dejado claro que, en cualquiera de los casos, las medidas de confinamiento perimetral y demás normas que se aprueben serán exactamente las mismas que ya se venían aplicando, pues lo único que cambiaría «sería el instrumento legal por las que se adoptan, es decir, la cobertura jurídica», después de que el el TSJM determinara que la ley utilizada por Sanidad en su orden «no contiene una habilitación legal para el establecimiento de medidas limitativas de derechos fundamentales».

En concreto, Sánchez planteó a la presidenta madrileña tres opciones. La primera de ellas, es que la Comunidad de Madrid, «como autoridad competente en materia sanitaria», dicte una Orden al amparo de lo establecido en el artículo 3 de la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública.

Este artículo establece que, «con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales, podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible».

La segunda opción que planteó Sánchez es que sea Ayuso la que solicite la declaración del estado de alarma, para que el Gobierno de España conjuntamente con la Comunidad de Madrid lo declare y ratifique las medidas en cuestión.

El presidente del Gobierno puso a disposición de las Comunidades Autónomas el pasado mes de agosto la posibilidad de pedir un estado de alarma individualizado y defender su aplicación, así como sus posibles prórrogas, en el Congreso, como parte de su estrategia de cogobernanza con las Comunidades Autónomas en la gestión de la pandemia.

Por último, Sánchez avisó de que, si Ayuso no opta por ninguna de las anteriores, será el Gobierno «quien declare el estado de alarma, sin necesidad de que se formule previamente una solicitud».

Ayuso y Sánchez quedaron en hablar este viernes por la mañana, después de que al presidenta madrileña le pidiera más tiempo. No obstante, Moncloa confirmó este jueves que el Consejo de Ministros se reunirá igualmente, y también que Sánchez va a acudir a su cita en Barcelona junto al Rey, en la que será la primera visita del monarca a Cataluña tras la polémica sobre su ausencia por primera vez en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces.

Esa ausencia de Felipe VI, pactada con la Casa Real, según explicó el Ejecutivo tras la polémica, motivó críticas desde el entorno judicial y del propio presidente del Consejo Judicial del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes. El evento arranca a las 10.30 en la Estación de Francia y consiste en la entrega de premios Mejor Innovación del BNEW, evento enfocado en la recuperación económica, y con la ausencia ya anunciada de representantes del Govern y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.